Viernes, 23 de Febrero de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

¿Puede aprovecharse el negacionismo de la opinión de expertos?

Las declaraciones del catedrático Laporte en torno a las vacunas abren el debate sobre la responsabilidad que tienen las voces críticas para no alimentar conspiraciones

Horacio R. Maseda 09-03-2022

COMPARTIR
A principios del mes pasado, el Congreso de los Diputados asistió a la comparecencia del experto en farmacovigilancia y catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, Joan-Ramon Laporte, ante la comisión parlamentaria que investiga la gestión de las vacunas, para hablar de su proceso contra la Covid-19. Lo que nadie esperaba fue la polémica que desataron sus palabras en la comunidad científica, afirmando, entre otras cuestiones, que las dosis de Moderna y Pfizer no podían considerarse vacunas o que, en su opinión, estas no demostraban que podían salvar vidas.

Incluso una plataforma como Youtube, días más tarde, retiró el vídeo de su comparecencia alegando que “infringía las normas de su comunidad”, sin especificar cuál de ellas, aunque precisamente la desinformación entra dentro de su normativa.

Carlos Mateos explica que desde su plataforma consideran que “los mensajes negacionistas son más peligroso cuando es un científico el que está detrás, porque esto al final da alas a teorías conspirativas”. Al experto le parece “sorprendente e indignante que haya profesionales que, en vez de seguir el método científico, hagan estas negaciones absurdas” y aunque apunta que “en ocasiones se puede entender, porque no han sabido expresarse, cuando una persona tiene un puesto de responsabilidad no puede decir esto”. 

El coordinador de #Saludsinbulos explica que los bulos, para que funcionen, tienen que tener una parte de verdad: “En el caso de las vacunas, estas llevan poco tiempo y los efectos a largo plazo no se saben. Pero cuando se prueba un medicamento, se llega a una probabilidad muy alta de que no producirá efecto a largo plazo, porque se ha estudiado cómo funciona en el organismo y cuáles son sus mecanismos. No es un experimento en el que no se sabe qué va a pasar”.

Por su parte, el profesor López-Borrull entiende que debe haber pensamiento crítico, “lo que no sé si ese pensamiento crítico tiene que llegar tan fácilmente a los medios o las redes sociales, que después pueden sacar de contexto la información y ser usados por los movimientos negacionistas”. Sin embargo, advierte que “ser crítico con las vacunas no significa que no quieras que la gente se vacune. Somos críticos con las compañías eléctricas, pero no somos críticos con la luz”.

En favor de Laporte, López-Borrull asegura que “es muy fácil coger algún fragmento de su larga intervención y darle la vuelta para justificar teorías negacionistas”. No obstante, el profesor cree que estas voces críticas tienen que entender también “cuántos altavoces va a ver y de que forma su mensaje puede ser manipulado y, por tanto, procurar hacerlo de una forma muy cerrada para que no se pueda interpretar de otra forma”.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal