Viernes, 23 de Febrero de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Joan Berenguer / Director de Fundación Memora

'La interrelación mediante herramientas digitales puede ser clave en las intervenciones de soledad'

Hablamos con el director de Fundación Memora sobre la importancia que el uso de las TIC tiene sobre las personas mayores. Se les debe acompañar en esta transición, asegura, "poniendo a su disposición más recursos y formación para romper barreras tecnológicas y favorecer que se puedan seguir desenvolviendo en sociedad"

M.S. / EM 14-07-2022

COMPARTIR
Pregunta.- ¿Diría que el hecho de que los senior no sean tenidos en cuenta en los procesos de digitalización que inundan actualmente nuestras vidas es una manera de edadismo?
Respuesta.- Está claro que en la transición digital no se puede quedar nadie atrás. Sin embargo, muchas personas mayores están viendo como sus oportunidades y libertades se ven mermadas por el mero hecho de introducir las nuevas tecnologías en aspectos cotidianos, como hacer cualquier gestión en el banco, o en los desplazamientos y viajes en avión, entre otros. Sin duda, el efecto de esta brecha digital es una discriminación con especial foco en el grupo de edad de los mayores, y debería ser tenida en cuenta y mitigada por aquellas organizaciones que, en un momento dado, digitalizan un proceso o una actividad.

P.- Acaban de celebrar una mesa de debate bajo el título ‘Soledad no deseada en la era digital’. ¿Considera que el hecho que un gran porcentaje de mayores no puedan aprovechar las oportunidades de la tecnología ha aumentado su vulnerabilidad social y, en algunos casos, su aislamiento?
R.- La conectividad y la interrelación mediante herramientas digitales puede ser clave en las intervenciones sobre la soledad. Como apuntábamos, las nuevas tecnologías nos han abierto un sinfín de posibilidades para mantener abiertas estas conexiones sociales. Pero, muy a menudo, las personas mayores no tienen acceso a ellas. Existe una brecha digital, ya sea por desconocimiento o por no disponer de dispositivos adecuados.
Como recogimos en el último informe del Observatorio Ciudades que Cuidan sobre la soledad no deseada en los medios de comunicación, se observa un aumento de esta brecha digital entre las personas mayores y, de hecho, muchas de ellas están sufriendo situaciones de aislamiento social porque no pueden comunicarse con amigos ni familiares al no saber utilizar un teléfono inteligente.

P.- En búsqueda de soluciones, ¿cuáles son las claves que desde ese proyecto al que acaba de referirse –Ciudades que Cuidan– proponen para incluir a las personas de más edad en la era digital y que se sientan partícipes de la misma? En otras palabras: ¿qué primeros pasos deben darse para reducir la brecha digital?
R.- Se debe acompañar a las personas mayores en esta transición, poniendo a su disposición más recursos y formación para romper barreras tecnológicas y favorecer que se puedan seguir desenvolviendo en sociedad y en su vida diaria con total libertad. Formar a las personas mayores y fomentar el uso de estas formas de comunicación digitales es una manera de favorecer el envejecimiento activo y el empoderamiento de este colectivo.

P.- Entonces, ¿qué lugar podemos concluir que ocupa la tecnología en la consecución de esas ciudades cuidadoras a las que se refieren desde Fundación Mémora?
R.- El uso de las tecnologías debe estar siempre al servicio de los objetivos de las organizaciones responsables del acto de cuidar. En este sentido, las tecnologías facilitan el acceso y el seguimiento de la salud de ciudadanos y pacientes, y generan datos cuya explotación mediante sistemas de inteligencia artificial puede facilitar una mayor comprensión clínica de la enfermedad, y ello va a permitir poder hacer una mejor prevención y mejorar las decisiones clínicas. 
Por otro lado, no hay que olvidar que la comunidad autoorganizada mediante apps, plataformas y redes sociales es capaz de ofrecer respuesta a necesidades no cubiertas por los sistemas de atención públicos y privados. 
Además, la tecnología también puede contribuir a mejorar la calidad de vida en casa. Con sus avances en sensores, conectividad, inteligencia artificial, domótica y robótica, la tecnología aporta un amplio abanico de opciones al servicio del cuidado en el domicilio.
Para que en la ciudad cuidadora sean efectivas todas las tecnologías y aplicaciones apuntadas, es necesario que exista una gobernanza con visión integradora y de conjunto. Es imprescindible que estén ligadas a todas las actividades del cuidado y que se visualicen como un único recurso, no en parcelas.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal