Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Nel González Zapico / Presidente de Salud Mental España

'En general, la conducta suicida se puede predecir y por tanto, también prevenir'

Salud Mental España considera imprescindible un abordaje transversal del suicidio para mitigar sus efectos. Lo explica su presidente en esta entrevista

M.S. / EM 11-10-2023

COMPARTIR
Pregunta.- Desde Salud Mental España han querido –en este Día Mundial de la Prevención del Suicidio– sensibilizar sobre la situación de los mayores a través de la campaña #ConectaConLaVida. ¿Es la soledad el mayor factor de riesgo para una tendencia hacia conductas suicidas?
Respuesta.- El aislamiento, la desconexión social, la soledad no deseada o la falta de una red de apoyo son determinantes de la salud mental para las personas mayores. Estos factores pueden desencadenar situaciones como que no reciban el apoyo que necesitan en el momento preciso o que no dispongan de información sobre recursos ni sobre sus propios derechos. 
El aislamiento también es un obstáculo para el acceso a un tratamiento adecuado en el caso de que tengan un problema de salud mental.
Precisamente, el suicidio en personas mayores puede estar relacionado con la depresión, uno de los trastornos mentales más comunes en la vejez. Los problemas de salud mental afectan a cuatro de cada diez personas mayores de 65 años, aproximadamente. Es, además, el grupo de edad más propenso a consumir psicofármacos 
Además, por sus circunstancias, es más común que las personas mayores tengan que afrontar duelos por la pérdida de seres queridos, enfermedades o deterioros que limiten su independencia y mermen su calidad de vida.

P.- ¿Deben, entonces, diseñarse protocolos de atención específicos para prevenir el suicidio entre el colectivo sénior? 
R.- Salud Mental España considera imprescindible un abordaje transversal del suicidio para mitigar sus efectos: prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y continuidad de cuidados de los trastornos mentales.
Para llevar a cabo este abordaje, Salud Mental España apoya la elaboración de políticas de prevención en materia de salud pública que incluyan planes de prevención eficaces, dotados de los recursos económicos, materiales y humanos necesarios. En general, la conducta suicida se puede predecir y por tanto, también prevenir.
A través de la campaña #ConectaConLaVida hemos difundido un decálogo con medidas de prevención: promover una cultura del respeto; evitar el aislamiento, la soledad no deseada; promover su integración social; mejorar la información y accesibilidad de la atención y recursos de apoyo y prevención; combatir el edadismo, fomentando el respeto a la vejez; valorar el rol que desempeñan en el contexto familiar y social; formar y sensibilizar tanto a la población en general como a los equipos profesionales que intervienen en su atención; mejorar la detección precoz y atención de sus problemas de salud mental; prestar especial atención a las señales de riesgo, ya que las personas mayores muestran menos señales de aviso; y fomentar y habilitar una vida saludable.

P.- ¿Por qué sigue siendo la salud mental un tema tan estigmatizado y del que cuesta tanto hablar? 
R.- A pesar de que a raíz de la pandemia se habla más sobre la salud mental, lo cierto es que las personas con trastorno mental siguen sufriendo las consecuencias de los prejuicios y del estigma. A menudo se les trata injustamente desde el miedo, la incomprensión o se les infantiliza. Se sobreentiende erróneamente que son personas inestables o incapaces, cuando no es así, y ahí está el ejemplo de muchísimas personas que han desarrollado o están desarrollando con plenitud sus proyectos de vida, contando con los apoyos necesarios. 
Efectivamente, diría que en España seguimos teniendo prejuicios sobre los trastornos mentales, la salud mental, y una de las muestras más evidentes es que las personas con problemas de salud mental son discriminadas sistemáticamente en diferentes ámbitos de su vida.
El 68,2% de las personas diagnosticadas ha sentido rechazo social en algún momento por parte de su entorno por su problema de salud mental, según el estudio La situación de la salud mental en España. Además, el 60% ha sentido en algún momento discriminación, siendo el trabajo el lugar más señalado en el que se produjo dicha situación.
Por otra parte, quiero aprovechar para denunciar que, a día de hoy, se siguen vulnerando los derechos de las personas con trastorno mental en el ámbito de la atención a la salud mental. Las medicaciones forzosas, la sobremedicación, la reclusión y el aislamiento, así como la falta de información, la ausencia de alternativas terapéuticas y de acceso a recursos, o las dificultades a la hora de registrar las voluntades anticipadas son algunas de las vulneraciones de derechos que se dan en nuestro país, contraviniendo el Convenio Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad del que España es firmante. 
Así como no hay salud sin salud mental, “no puede haber buena salud mental sin derechos humanos”, tal y como se expone en el Informe del Relator Especial de la ONU, publicado en abril de 2020.




Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal