Domingo, 14 de Abril de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Sandra Mateo / DERMATÓLOGA

‘Mis pacientes buscan una apariencia que refleje su edad de manera natural, no soluciones que prometan revertir el tiempo’

Desde su clínica en Santiago de Compostela, la doctora Sandra Mateo nos acerca a la medicina estética, un campo que ‘ha avanzado significativamente’. Pero nos revela que ‘la psicología es muy beneficiosa, ya que puede ayudar a los pacientes a adoptar una actitud positiva hacia el envejecimiento’

E. Vicente EM 12-03-2024

COMPARTIR
PREGUNTA.- Se dice que la sociedad está más y mejor informada, en general, y ahora se busca más ese aspecto natural frente a lo artificial. ¿Nota en su trabajo un interés creciente por ese well aging frente al anti aging del que se hablaba más hasta hace poco?

RESPUESTA.- Sí, noto un cambio hacia el well aging. Sigue existiendo el paciente que busca resultados exagerados y rápidos, pero existe una tendencia al autocuidado integral y progresivo. 

Aunque mi impresión puede estar sesgada porque el tipo de paciente que yo veo está cada vez más alineado con mi manera de ver la estética. Mis pacientes están más informados y buscan mantener una apariencia que refleje su edad de manera saludable y natural, en lugar de buscar soluciones que prometan revertir completamente el tiempo. 

De todas formas, el poder de la industria a la hora de hacer publicidad y vender resultados, y la prisa que tenemos nosotros como pacientes por obtener buenos resultados y poder lucirlos, son muy tentadores.

P.- ¿Cuáles son las preocupaciones mayoritarias entre las personas mayores que recurren a sus servicios? ¿Qué es lo que buscan eliminar o mitigar? ¿Son realistas las expectativas? 

R.- Entre las personas mayores, las preocupaciones más comunes incluyen la flacidez de la piel, las arrugas y las manchas de la edad. Buscan tratamientos para suavizar estas características sin perder su expresión natural. 

Las expectativas son, en su mayoría, realistas, especialmente cuando se establece una comunicación clara sobre lo que se puede lograr con los tratamientos. Aunque siempre hay algún paciente con una concepción errada de lo que pueden hacer tratamientos como la toxina botulínica, el ácido hialurónico o el láser –que son los procedimientos típicamente estéticos que yo practico en consulta–, normalmente, por influencia de marketing poco honesto.

P.- En el caso de las personas mayores, parece que siempre se centra la preocupación en el rostro. Pero, ¿qué otros tratamientos existen?

R.- Además del rostro, existen tratamientos para otras áreas como el cuello, las manos y el cuerpo, en general. Por ejemplo, la terapia con láser para las manchas de la piel, los tratamientos de radiofrecuencia para la firmeza de la piel y los peeling químicos para mejorar la textura y el tono de la misma. Lógicamente, la mayoría damos prioridad a las zonas más visibles, que son después de la cara, las manos, el cuello y el escote.

P.- Por otro lado, ya no se ocultan los retoques, como los injertos capilares, y tampoco se disimulan tanto las canas, pero sí impera un interés creciente por tener un aspecto saludable. En esa línea, ¿cuáles serían los consejos que daría?

R.- Mis consejos para mantener un aspecto saludable incluyen la protección solar diaria y la baja exposición cuando el índice UV es alto, hidratación adecuada, evitar productos tóxicos como el tabaco y el exceso de alcohol, una dieta rica en antioxidantes, ejercicio regular y un cuidado de la piel adecuado a la situación personal. También es importante aceptar los cambios que vienen con la edad y abrazarlos con confianza.

P.- El well aging busca promover la salud y el bienestar en todas las áreas de la vida. Como ustedes –desde su clínica– ofrecen también servicio de psicología, ¿considera que podría ser útil esa alianza para llegar a aceptar ese ‘envejecer bien’? 

R.- La alianza con servicios de psicología es muy beneficiosa, ya que puede ayudar a los pacientes a adoptar una actitud positiva hacia el envejecimiento y a manejar cualquier problema emocional respecto a cómo se ven, problemas que incluso pueden afectar a su piel y bienestar general, antes de someterse a tratamientos estéticos que, muchas veces, no son la solución y pueden no cumplir sus expectativas.

P.- Usted complementó su formación con un Máster en Medicina Estética y Antienvejecimiento. ¿Cómo cree que ha evolucionado este sector específico en estos años? 

R.- Para ejercer lo que llamamos “medicina estética” hay que complementar la formación médica con un máster por imperativo legal, pero a la hora de la verdad no es más que un papel. Lo importante es conocer las estructuras anatómicas, el comportamiento de los tejidos, etcétera. Esta formación se adquiere en la propia carrera de medicina y se amplía en especialidades como dermatología o cirugía plástica. La medicina estética ha avanzado significativamente. Ahora, los tratamientos son más sutiles, menos invasivos y con tiempos de recuperación más rápidos. Además, hay una tendencia hacia procedimientos que ofrecen resultados más naturales y duraderos.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal