Martes, 25 de Junio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Un informe del Cenie concluye que contar con trabajadores de más edad genera economías más resilientes ante las crisis

La Fundación General de la Universidad de Salamanca analiza, en esta invetsigación, el vínculo existente entre la estructura de edad de la mano de obra y la resiliencia económica de las empresas

Redacción EM 25-01-2024

COMPARTIR
España, como muchas otras economías desarrolladas, se enfrenta al reto del envejecimiento de su población. Se prevé que el número de personas mayores de 50 años represente alrededor de la mitad de la población de España en 2050. Así lo recoge el estudio El impacto de la edad en el mercado de trabajo y en la resiliencia de las empresas en España, un informe de Cenie, elaborado por la firma de análisis líder internacional Oxford Economics en colaboración con la Universidad de Salamanca, en el que se analiza cómo contar con una plantilla que incluya a trabajadores de más edad influye positivamente en diferentes resultados económicos de las empresas. Una de las principales aportaciones del informe consiste en constatar que “una mano de obra de mayor edad aumentó-influyó positivamente en la resiliencia económica (ventas, empleo, productividad e inversión) de las empresas españolas durante la Gran Recesión vivida entre 2008 y 2014”, por lo que “promover la participación de los trabajadores de más edad en la fuerza laboral crea economías más sólidas ante las crisis”.
 
Esta investigación forma parte del proyecto 'Programa para una sociedad longeva', iniciativa aprobada dentro del Programa de INTERREG V-A, España-Portugal, 2014-2020, POCTEP, del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
 
En el documento se evidencia que, en el caso de España, las empresas con una fuerza laboral de más edad experimentaron un incremento de sus ventas, empleo, productividad y una mayor tasa de inversión neta durante la Gran Recesión. Esto debido a que los trabajadores mayores suelen tener más experiencia, conocimientos y habilidades, lo que permite que las empresas en las que trabajan sean más productivas y resilientes a las crisis.
 
PRESENTACIÓN, CONSIDERACIONES Y CONTEXTO
La presentación de las conclusiones del estudio ha contado con la apertura institucional de Shruti Singh, economista senior de la División de Habilidades y Empleabilidad de la Dirección de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE, quien ha señalado que “España es uno de los países de la OCDE que envejece rápidamente. Ofrecer mayores oportunidades de empleo e invertir en el talento de los trabajadores de mayor edad será clave para el éxito de la economía española y el bienestar individual. Hacer frente a las barreras del empleo, incluida la discriminación por edad en la contratación y la formación profesional, y adoptar un enfoque a lo largo de la vida que ayude a las personas a desarrollar sus competencias y a mantenerse saludables, incluso cuando sean mayores, será una parte crucial de la respuesta política al envejecimiento de la fuerza laboral”.
 
Ricardo Rivero Ortega, rector de la Universidad de Salamanca, ha resaltado “la importancia del informe a la hora de poner en valor la participación de los trabajadores de más edad en la economía. Una prueba de que la experiencia y el trabajo de estas personas enriquece a nuestro país, económica y socialmente”.
 
Óscar González Benito, director de la Fundación General de la Universidad de Salamanca y catedrático de la Facultad de Economía y Empresa, junto a Johanna Neuhoff, associate director for economic consulting services de Oxford Economics para Europa, estuvieron a cargo de dar a conocer los alcances y conclusiones del informe.
 
Al respecto, González Benito ha explicado que “los resultados del estudio contribuyen a derribar falsos estereotipos que conciben a los ‘senior’ como un lastre, en lugar de como un valor para los mercados de trabajo; los ‘senior’ aportan experiencia, solvencia y templanza que hacen más resiliente al tejido empresarial”.

Por su parte, Johanna Neuhoff ha indicado que “nuestra investigación ha demostrado que las empresas españolas con una fuerza laboral longeva activa han sido más resilientes durante la Gran Recesión. Percibir la fuerza laboral longeva como una oportunidad y promover activamente su participación en el mercado laboral puede preparar a la economía española ante nuevas crisis”.
 
Para analizar y conversar acerca del estudio se contó con la participación de Olimpia del Águila Cazorla, responsable de las áreas de Seguridad Social y de Igualdad de la CEOE; Cristina Estévez Navarro, secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de la Comisión Ejecutiva Confederal (UGT-CEC) y Carlos Bravo Fernández, secretario Confederal de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO.
 
Olimpia del Águila Cazorla, responsable de las áreas de Seguridad Social y de Igualdad de la CEOE, ha resaltado que “estos informes hacen que no se nos olvide que hay 4 generaciones trabajando” y que para “eliminar las desprotecciones que existen” una de las herramientas es “el cambio cultural”. Sobre este tema, Cristina Estévez Navarro, secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de la Comisión Ejecutiva Confederal (UGT-CEC), ha destacado los “desafíos que supone el envejecimiento” en el mercado laboral y que “lo fundamental es que las empresas quieran contar con ese talento” de más edad en sus plantillas.
 
Por su parte, Carlos Bravo, secretario Confederal de Políticas Públicas y Protección Social de CC OO, ha expuesto que “el informe tiene ideas interesantes” como “insistir en la formación” de los trabajadores sénior y “generar normas para eliminar la discriminación” por la edad.
 
Esta mesa de debate y conversación estuvo moderada por Pablo Antonio Muñoz Gallego, catedrático de Economía de la Universidad de Salamanca e investigador del Cenie, quien ha propuesto que “las empresas y los trabajadores deben ser activos en aprovechar las sinergias que se generan en plantillas intergeneracionales. Con una apuesta clara por la inversión en formación a lo largo de toda la vida laboral, en tecnología y en planes de desarrollo profesional hasta la edad de jubilación. Hay que pedir que los agentes sociales y las Administraciones establezcan de forma clara un marco de incentivos que faciliten este proceso. Hay que propiciar que las sociedades longevas sean sociedades prósperas e innovadoras”.
 
RECOMENDACIONES POLÍTICAS DEL ESTUDIO
El informe apunta a que la reducción de la fuerza laboral combinada con el aumento del número de jubilados podría ralentizar el crecimiento económico y poner a prueba el sistema de pensiones. Estos desafíos afectarían potencialmente a toda la sociedad, no solo a las personas mayores.
 
El informe también destaca que España tiene una tasa de empleo baja entre las personas de 55 años o más, situación que se agudizará por el envejecimiento de la población. Para aprovechar los beneficios de una fuerza laboral longeva, España debe adoptar medidas urgentes para aumentar la participación de los trabajadores mayores en el mercado laboral. Estas medidas podrían incluir:
 
- Repensar el ciclo laboral. En el informe se indica que las autoridades deberían asegurarse de que los trabajadores mantengan su interés por trabajar a medida que envejecen. Una opción, se explica, podría ser aumentar la edad de jubilación y desincentivar el retiro anticipado. “Las autoridades responsables en España podrían considerar aumentar los costes de la jubilación anticipada para los empleadores o directamente anular la jubilación anticipada”.

- Mejorar la calidad y el entorno de trabajo de los trabajadores de más edad. Las autoridades responsables deberían mejorar la calidad del entorno laboral de los trabajadores de más edad introduciendo, por ejemplo, normativas que tenga como objetivo específico proteger a los trabajadores de más edad mediante directrices de seguridad en el lugar de trabajo. Otra de las medidas sería “promover las oportunidades de readaptación profesional y de formación complementaria, subsidiando, por parte de los gobiernos, programas de formación dirigidos a empleados mayores para así incentivar a los empleadores en el desarrollo de este tipo de programas”.

- Mejorar la situación de los trabajadores de más edad en el mercado laboral. En este punto, el informe indica que las autoridades deberían tener como principal objetivo el de reducir el riesgo de desempleo de los trabajadores de más edad, reduciendo la probabilidad de entrar en paro y disminuyendo la probable duración de la desocupación. “Las autoridades responsables pueden ayudar a reducir la duración prevista del desempleo, estableciendo programas activos de empleo, como aquellos enfocados especialmente en ayudar a los trabajadores desempleados de más edad para lograr encontrar trabajo más rápidamente”.

- Motivar a las empresas a contratar y retener a trabajadores de más edad. El informe apela a las autoridades a que se aseguren no solo de que los trabajadores de más edad quieran seguir trabajando, sino también a que las empresas estén dispuestas a retenerlos y contratarlos. Entre las principales iniciativas se encuentran: la eliminación de la discriminación por edad en los procesos de reclutamiento, promoción o retención de empleados; la introducción de incentivos económicos para motivar a las empresas a contratar y retener a trabajadores de más edad, y motivar a las empresas para implementar prácticas de gestión de la edad.

OTRAS CONSIDERACIONES ECONÓMICAS DEL INFORME 
El envejecimiento de la población y de la fuerza laboral ha dado forma a la economía española. La esperanza de vida ha aumentado desde los 70 años en 1960 a más de 83 años en 2021. Al mismo tiempo, la tasa de fertilidad total de España disminuyó de casi 2,9 hijos por mujer en 1960 a menos de 1,4 en 2020, una caída de alrededor del 52%. De cara al futuro, se prevé que la población en edad de trabajar de España aumente hasta finales de la década de 2020, antes de comenzar a declinar. En 2050 se espera que descienda a 28,5 millones, aproximadamente el mismo nivel que en el año 2000. Esto significa que se prevé que aumente la tasa de dependencia de la vejez. En España, esta tasa aumentó de alrededor del 27% en 2000 a casi el 33% en 2021, y se calcula que alcance casi el 60% entre 2050 y 2060. En otras palabras, por cada tres personas en edad de trabajar, habrá casi dos personas de 65 años o más. Una tasa de dependencia elevada plantea desafíos económicos si un tamaño decreciente de trabajadores necesita financiar a un número creciente de jubilados.
  
En comparación con países como Francia, Alemania, Japón o el Reino Unido, España tiene una tasa de empleo baja entre las personas de 55 años o más. Sin embargo, la fuerza laboral está envejeciendo. De 2005 a 2020, la edad media de los trabajadores españoles aumentó de menos de 38 años a más de 43 años. El ritmo de cambio ha sido más rápido en España que en muchos otros países. Entre 2000 y 2021, la proporción de trabajadores empleados mayores de 55 años aumentó alrededor de 11 puntos porcentuales en España.
 
El impacto del envejecimiento de la fuerza laboral será diferente en los distintos sectores e industrias de España. La región noroccidental, que incluye las provincias de Galicia y Castilla y León, experimentará los mayores descensos en el empleo entre 2020 y 2050. Las regiones del norte y el oeste también tienden a tener una fuerza laboral más envejecida, con edades medias entre los 44 y los 46 años. Mientras que, en algunos sectores, como los servicios financieros o el comercio, el transporte y la hostelería, la fracción de trabajadores empleados mayores de 55 años ronda el 13% y el 14% en 2020, y alcanza alrededor del 24% en el sector agricultura, silvicultura y pesca, y administración pública y servicios sociales.
  

El estudio ha confirmado que la edad de la fuerza laboral condujo a un crecimiento de las ventas durante la Gran Recesión en España. Esto significa que las empresas con una fuerza laboral más experimentada lograron vender más productos y servicios durante este periodo de dificultades económicas. “Concluimos que la edad de la mano de obra influyó positivamente en el crecimiento de las ventas durante la Gran Recesión en España”.
   


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal