Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Los expertos concluyen que 'no podemos perder a esos trabajadores mayores, pero hay que formarlos continuamente'

Manuel A. Hidalgo y María Luz Rodríguez analizan los efectos de la transformación demográfica en el ámbito laboral en el cuarto diálogo del ciclo Retos socioeconómicos de los cambios demográficos, organizado por el Ivie y la Fundación Ernest Lluch

Redacción EM 17-11-2023

COMPARTIR
¿Habrá trabajo para todos? Con esta primera pregunta comenzó la cuarta sesión del ciclo de diálogos organizado por el Ivie y la Fundación Ernest Lluch, Retos socioeconómicos del cambio demográfico. El profesor de Economía de la Universidad Pablo de Olavide y senior fellow de EsadeEcPol, Manuel A. Hidalgo, y la catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Castilla-La Mancha, María Luz Rodríguez, protagonizaron un debate sobre los desafíos que plantea el cambio demográfico en el mercado laboral. 

En España, tenemos en este momento una población laboral mayor, aquella que supera los 40 años, que representa más del 54% del total. Por lo tanto, la pregunta que en realidad hay que plantearse, según los ponentes, es si vamos a ser capaces de cubrir todas esas plazas cuando se jubile este colectivo o no habrá trabajadores suficientes. Para Rodríguez, el problema es mucho más acuciante en la Administración Pública que en el sector privado, ya que en los próximos años va a jubilarse toda esa generación de funcionarios que se incorporó durante la transición. 

Para cubrir esas plazas, los dos ponentes coincidieron en que “no podemos perder a esos trabajadores mayores, pero hay que formarlos continuamente para que puedan adaptarse a los nuevos requerimientos del mercado de trabajo”. En opinión de los expertos, una de las estrategias para evitar la pérdida de activos en el mercado laboral es generar incentivos para que los mayores alarguen su edad de jubilación, como la modulación de la jornada a partir de cierta edad, para poder seguir contando con el valor de la experiencia acumulada. Además, insistieron en la importancia de la formación continua para los propios trabajadores, que en España solo desarrolla el 20% de las empresas. 

Al mismo tiempo, los ponentes destacaron la necesidad de mejorar la educación para conseguir el mayor número posible de jóvenes altamente cualificados. “Más que la tasa de desempleo de los jóvenes de 16 a 19 años, que alcanza el 40% y nos hunde las tasas en Eurostat, debería preocuparnos que esos jóvenes no estén en la escuela”, afirmo Rodríguez. 

En este sentido, coincidieron en que la formación era la única estrategia posible para proporcionar las personas cualificadas que ahora mismo está demandando el mercado laboral y que muchas veces quedan vacantes. “Necesitamos un sistema de formación que sea ágil, orientado a las necesidades del tejido productivo y con competencias digitales”, insistió Hidalgo.

Además de reforzar nuestro mercado laboral con mayores y jóvenes, los dos ponentes hablaron de la obligación de incorporar a más mujeres. “Actualmente hay 9 millones de mujeres que se consideran inactivas en España, muy por encima de la media europea. Hay que pensar en qué modelo de trabajo y conciliación necesitamos para que las mujeres se incorporen igual que los hombres al mercado de trabajo y no renuncien a él para hacerse cargo de su familia”, destacó la catedrática de la Universidad de Castilla-La Mancha. En este sentido, son necesarias políticas públicas concretas orientadas para evitar que muchas mujeres renuncien a permanecer activas en el mercado laboral.


Otra fuerza de trabajo que será imprescindible en España, según los ponentes, será la que entra a través de la inmigración. En una sociedad envejecida y con baja natalidad la entrada de mano de obra extranjera es vital para cubrir empleo y contribuir a la generación se riqueza. Sin embargo, Rodríguez puntualizó que es necesaria una “inmigración ordenada”, para no generar desigualdades por las condiciones más precarias que se ofrecen a muchos inmigrantes. Según Hidalgo se comienza a apreciar ese cambio, ya que hay “un nuevo tipo de inmigración” de gente cualificada que se incorpora a sectores tecnológicos. 

En definitiva, el diálogo concluyó con la idea de que el mercado laboral en España va a necesitar toda la fuerza de trabajo que el país genera, así como la procedente de la inmigración. 

Tras este cuarto diálogo, el ciclo Retos socioeconómicos de los cambios demográficos, concluirá el próximo 21 de noviembre con una última sesión que analizará el desafío de los cuidados de los mayores ante el proceso de envejecimiento de la población. Como el resto de los diálogos, podrá seguirse de forma presencial en la Fundación Bancaja (Plaza Tetuan, 23) o también a través de la retransmisión en directo desde el canal de Youtube del Ivie. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal