Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

El coste de la soledad no deseada ronda los 14.000 millones de euros anuales en España

El estudio de SoledadES profundiza en la incidencia del aislamiento involuntario y en sus causas, y está coordinado por un equipo de académicos especializados en la medición de costes sociales de dos universidades gallegas

Redacción EM 17-04-2023

COMPARTIR
El coste total de la soledad no deseada ronda los 14.000 millones de Euros anuales en España, lo que equivale al 1,17% del Producto Interior Bruto (PIB) de 2021. Así lo recoge un estudio impulsado por SoledadES, el observatorio creado por Fundación ONCE en colaboración con otras entidades para abordar el problema que supone el aislamiento involuntario en la sociedad actual. 

El trabajo, realizado por expertos de las Universidades de A Coruña y Vigo en colaboración con Nextdoor, detalla que los costes provocados por la soledad no deseada ascienden cada año en España a 14.141.088.527euros euros, una cifra que se obtiene de la suma de los gastos sanitarios (consultas médicas y consumo de fármacos), las pérdidas de productividad, la reducción de la calidad de vida y las muertes prematuras. Son los costes tangibles, los sanitarios directos e indirectos (6.101.440.763 euros), y los intangibles, reducción en la calidad de vida provocada por el sufrimiento físico y emocional (8.039,6 millones de euros).

Además, se miden los costes intangibles, que muestran la reducción de calidad de vida provocada por el sufrimiento físico y emocional. Así, la soledad no deseada hace que cada año se pierdan en nuestro país más de un millón de AVAC o años de vida disfrutando de plena salud. Esto representa el 2,79% de los años de vida de plena salud totales de la población española mayor de 15 años.

Titulado ‘El coste de la soledad no deseada en España’, el estudio, que profundiza, además en la incidencia del aislamiento involuntario y en sus causas, es obra de un equipo de académicos especializados en la medición de costes sociales de las citadas universidades.

Se dio a conocer este lunes en un acto celebrado en Madrid que contó con la presencia de la presidenta de SoledadES, Matilde Fernández; el presidente del Grupo Social ONCE, Miguel Carballeda; la que fuera alcaldesa de Madrid entre 2015 y 2019, Manuela Carmena; la directora del sur de Europa de Nextdoor, Marta Álvarez, y dos de los investigadores que han participado en el estudio: Berta Rivera y Bruno Casal. 

En su intervención, Matilde Fernández afirmó que el trabajo "es un estudio pionero y un esfuerzo de transparencia democrática por la información muy útil que da a la ciudadanía y a la administración pública para su toma de decisiones. El reto de una buena democracia es una utilización correcta de los recursos públicos y este estudio marca camino", aseveró. 

Por su parte, Miguel Carballeda resaltó “la necesidad de luchar, entre todos, contra esta lacra social que es la soledad y que tiene un fuerte impacto en los individuos que la sufren en su día a día, tal y como muestra este estudio”. Por ello, concluyó, “animamos a las instituciones y administraciones públicas para que desarrollen políticas que eviten la soledad en este mundo tan hiperconectado”.

En esta línea, Marta Álvarez declaró que en Nextdoor están muy sensibilizados con el problema del aislamiento involuntario y que trabajan ya para afrontarlo: “Estamos  comprometidos con la lucha contra la soledad no deseada a escala global y trabajamos a diario en diferentes países para reforzar los lazos sociales y la respuesta comunitaria frente a esta problemática social que afecta cada vez a más personas en España y en el mundo”,  aseguró.

DETALLES DE INTERÉS
Según los autores, el objetivo del trabajo, el primero de estas características elaborado en España, es medir los costes que produce la soledad no deseada en la sociedad. De esta forma, cuantifica por un lado los costes sanitarios, tanto en relación con la frecuentación de los servicios, como en cuanto a uso de medicamentos; y por otro, los costes económicos referidos a pérdidas de productividad relacionadas con la reducción del tiempo de trabajo que produce la soledad no deseada. El informe mide además las pérdidas de bienestar registradas como consecuencia de estar en situación de soledad no deseada, relacionadas con las muertes prematuras y la merma de calidad de vida de las personas. 

Para su elaboración, los autores han partido de los resultados de una encuesta específica sobre soledad a la que han respondido un total de 4.004 personas mayores de 15 años y representativas de la sociedad española por sexo, edad y tamaño de hábitat. 

Y en cuanto al cálculo de los costes por pérdida de calidad de vida, que son intangibles, se utiliza la medida de estado de la salud denominada AVAC (Años de Vida Ajustados por Calidad).  Tal y como explica el trabajo, un AVAC es una medida de salud que permite medir tanto las pérdidas de Calidad de Vida Relacionada con la Salud, como la reducción en la esperanza de vida.

De acuerdo con el estudio, los costes sanitarios directos asociados a la soledad no deseada equivalen cada año al 0,51% del PIB y ascienden a 6.101.440.763 euros, de los que 5.605,6 millones corresponden a servicios de atención primaria, especializada y hospitalización y 495,9, a medicamentos. 

A este respecto, los autores del documento señalan que las personas en situación de soledad no deseada utilizan los servicios sanitarios con mayor frecuencia que el resto de la población, sobre todo las consultas a especialistas y las visitas a urgencias. Además, consumen más tranquilizantes, relajantes, antidepresivos, estimulantes y medicinas para el corazón que quienes no se sienten solos. 

En cuanto a los costes indirectos (los que hacen referencia a las pérdidas de productividad asociadas a las patologías y muerte prematura), el documento distingue entre pérdidas de producción no ligadas a mortalidad y pérdidas de producción debi¬das a muertes prematuras. Las primeras engloban las pérdidas de producción derivadas de la reducción del tiempo de trabajo (menos empleo a tiempo completo y más trabajos a tiempo parcial) y, en términos monetarios, ascienden a 7.848,4 millones de euros anuales.

Por su parte, las pérdidas de producción ligadas a muertes prematuras asociadas a la soledad no deseada ascendieron en 2019 a un total de 848 (511 hombres y 337 mujeres), lo que generaría una pérdida de 6.707 años poten¬ciales de vida productiva. Esto se corresponde con un coste estimado en pérdidas de productividad de más de 191,2 millones de euros.

INCIDENCIA DE LA SOLEDAD 
Además de cuantificar los costes de la soledad no deseada, el informe analiza también sus causas e incidencia. Concluye, como el trabajo anterior de SoledadES, que los jóvenes se sienten más solos que los mayores y que las mujeres lo sufren más que los hombres. 

En concreto, señala que el 13,4% de la población que vive en España sufre aislamiento involuntario y que lo padecen más las mujeres que los hombres (14,8% y 12,1%, respectivamente).   

Por edad, el trabajo evidencia que las personas más jóvenes (de entre 16 y 26 años) son las que más solas se sienten, con un 21,9%, y que hasta los 74, a medida que cumplen años disminuye su sentimiento de soledad. Sin embargo, en la franja de 65 a 74 años, la percepción de aislamiento involuntario vuelve a subir hasta situarse en el 12.2%. 

En cuanto a las causas que provocan la soledad, el informe indica que son variadas y las divide en externas e internas. Así, detalla que el 79,1% están relacionadas con causas externas, donde las más importantes son las referidas a la ‘falta de convivencia o apoyo familiar o social’, que representan el 57,3%, seguidas de las laborales, con un 11.1%, motivos de aislamiento debido al entorno (8,6%) y ejercer de cuidador/a de otras personas (2%). 
Y sobre las causas internas o intrínsecas a la persona, que representan el 19.1% del total, señala que la más importante es la dificultad para relacionarse con los demás (12,7%) y la soledad derivada de un mal estado de salud (6,4%). Dentro del último grupo, el referido a la salud, un 1,4% de los encuestados identifica que su soledad está motivada por tener una discapacidad.

Ligado a este aspecto, el documento pone de manifiesto que casi un 20,8% de las personas en situación de soledad no deseada declaran tener algún tipo de discapacidad, principalmente de movilidad y de visión.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal