Viernes, 14 de Junio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

El 40% de las personas que se suicidan en España tienen más de 60 años

Esta situación ha llevado a muchas instituciones de salud a poner énfasis en la necesidad de un acompañamiento por parte de las familias y de mantener una vida activa durante la vejez

Redacción EM 31-01-2024

COMPARTIR
Los datos de suicidio entre las personas mayores siguen siendo alarmantes. Las últimas cifras, proporcionadas por la Fundación Española para la Prevención del Suicidio y que hacen referencia al año 2022, muestran que el número de casos de suicidio entre personas de más de 60 años sigue aumentando. En 2022, se quitaron la vida un total de 1.638 personas mayores, mientras que el año anterior lo hicieron 1.591. En total, el 40% de las personas que se quitaron la vida el año pasado eran mayores. “La vejez es una etapa en la que se suele abrir una brecha entre distintos grupos de edad. Mientras que las generaciones más jóvenes llevan a cabo una vida activa, muchos mayores no saben cómo mantenerse ocupados o acompañados durante su día a día, lo que lleva a muchos a sentirse solos”, aclara Jordi Navarro, responsable académico de Deusto Salud

Ante esta situación, muchas instituciones de salud se han puesto en marcha para concienciar y educar a los más mayores sobre la necesidad de mantener un estilo de vida activo. Sin embargo, el resto de la sociedad también desempeña un papel importante cuando se trata del bienestar de los mayores. “El acompañamiento en las personas mayores es imprescindible para garantizar su salud mental e incluso, en algunas ocasiones, también física”, expone Navarro. Tomar conciencia de esto es cada vez más necesario ya que las personas mayores son cada vez más. Según datos de un informe de Adecco, elaborado en base a datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el envejecimiento se disparó en 2022 un 133%, por lo que “incrementar la atención al cuidado de nuestros mayores es ahora más crucial que nunca, sólo así se evitará que se reviertan las cifras y que la salud de las personas mayores mejore a nivel general”. 

La situación de bienestar o malestar en los mayores tiene que ver en muchas ocasiones con la que haya sido su vida laboral, de vivienda, familiar o social, es decir, aspectos que no siempre se pueden controlar y para los que, muchas veces, hace falta contar con la ayuda de profesionales de la salud. No obstante, existen ciertas medidas que se pueden llevar a cabo para contribuir a que se den pequeñas mejoras en el día a día de los mayores y hacer de la vejez una etapa agradable de vivir. Desde Deusto Salud, centro de formación que ofrece programas en el sector de la sanidad y el bienestar, aconsejan cinco tips para acompañar a los mayores y animarlos a mantener un estilo de vida activo a todos los niveles: 

● Fomentar su independencia. Es importante que no privemos a los mayores de hacer todo lo que ellos pueden y saben hacer solo porque así vamos más rápido o somos más efectivos. “Para que se sientan realizados, es imprescindible que les hagamos sentir que lo que hacen es útil. Así también se verán motivados a mejorar y a sentirse bien con ellos mismos”, aclara Navarro. 

● Establecer una rutina saludable. Muchos mayores no saben cómo organizar su día y terminan por no saber a qué dedicar su tiempo y por consecuencia, aburriéndose o sintiéndose solos. Para evitar que caigan en este sentimiento, lo mejor es que mantengan una rutina saludable y que los mantenga ocupados. Salir a hacer deporte, socializar con la familia o amigos y mantenerse alejado del alcohol y el tabaco puede ser más fácil si alguien los anima a ello. 

● Estar al corriente de su salud. Es crucial hacer sentir a los mayores que tanto ellos como su salud importan. Por esta razón, estar pendiente de sus revisiones médicas y acompañarlos a sus visitas es clave para que se sientan acompañados y no le teman a los médicos, pero también para que pongan en valor su salud y se cuiden. Lo mismo sucede con la higiene, “que también se debe cuidar ya que forma parte de un buen estado de salud”, explica Navarro. 

● Comunicación y apoyo emocional. Al igual que para cualquier ser humano de cualquier edad, tener a alguien a quien contarle las cosas puede ser de gran ayuda para sentirse escuchado y atendido. Sobre todo, en el caso de aquellos que se encuentran en una situación más crítica, el cuidador y la familia deben escuchar sus preocupaciones y generar un espacio de comunicación abierto para que puedan sentirse mejor.  

● Buscar ayuda profesional. Es clave comprender que la figura del cuidador no puede abarcarlo todo y a veces es necesario contar con profesionales de la salud mental y física para que ayuden a los mayores a calmar sus preocupaciones y problemas y también a poner en valor su salud y bienestar. 

A día de hoy existen muchos profesionales expertos en el cuidado de las personas mayores. Así se demuestra a través de la existencia de formaciones cada vez más necesarias en materia de geriatría o cuidados paliativos, como es el caso del Curso de Geriatría y Gerontología o bien el Curso de Cuidados Paliativos. Poco a poco se va poniendo más en valor la figura de estos expertos, cuyo papel es y ha sido siempre imprescindible para el bienestar de los mayores. 



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal