Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Claves para que las personas mayores practiquen deporte al aire libre

Los profesionales de Sanitas Mayores explican por qué el deporte es fundamental para mantener la vitalidad y la salud en etapas de edad avanzada

Redacción EM 09-05-2023

COMPARTIR
El contacto con la naturaleza reporta grandes beneficios para la salud física y mental especialmente de las personas mayores. Si a esto se le suma la práctica de algún deporte o actividad física, el balance es aún más positivo, ya que se liberan endorfinas (la hormona de la felicidad y la emoción) y se adquiere vitamina D, vital para el buen mantenimiento de la masa ósea, de los tejidos y de la piel, gracias a la exposición solar.

“La actividad al aire libre, además de los evidentes beneficios físicos, también proporciona grandes ventajas a nivel cognitivo, al estar expuesto a numerosos estímulos externos, socializar con otras personas y salir de la rutina. Al mismo tiempo, ayuda a rebajar los niveles de estrés, esencial para el buen funcionamiento del organismo y para un buen estado de salud”, explica David Curto, director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores.

Los especialistas de Sanitas Mayores ofrecen una serie de consejos para reducir al mínimo los riesgos y que la actividad deportiva al aire libre sea segura y placentera:

Exponerse al sol. El gran valor diferencial de hacer deporte en un espacio cerrado o al aire libre es poder tener contacto con la luz del sol que aporta vitamina D. Por lo tanto, se recomienda buscar ubicaciones soleadas, aunque con lugares de sombra en los que poder descansar, especialmente cuando las temperaturas son más elevadas. En los meses de verano sigue siendo recomendable exponerse al sol, pero conviene evitar las horas centrales del día y usar siempre protección solar, independientemente del momento del año.

Constante hidratación. Siempre es importante estar bien hidratado durante la práctica deportiva, pero cobra una mayor importancia en los mayores, un colectivo especialmente vulnerable y tendente a la deshidratación pues, a medida que avanza la edad, la sensación de sed disminuye. Por ello, debemos asegurar una correcta y frecuente ingesta de agua, incluso cuando no se experimente sed.

Ropa adecuada. Las personas mayores son más sensibles al frío por lo que conviene utilizar ropa deportiva más abrigada de lo normal incluso con temperaturas suaves para garantizar una buena temperatura corporal, sobre todo en espacios, como la montaña, donde los cambios térmicos son más extremos.

Además, a la hora de realizar actividades físicas con mayores, es esencial encontrar aquellas prácticas que se adaptan mejor a sus condiciones y puedan disfrutar de manera plena. “La edad no es ningún impedimento para realizar ejercicio, si no todo lo contrario. El entrenamiento cardiovascular y de fuerza serán básicos para mantener en las mejores condiciones posibles el tejido muscular, prevenir lesiones, caídas y hacer que la vida de nuestros mayores sea lo más plena e independiente posible, por lo tanto, la práctica deportiva regular y pautada por un profesional puede ofrecer grandes beneficios para los mayores y garantizarles una mejor calidad de vida, tanto a nivel físico como mental”, afirma Daniel Rivas entrenador personal de BluaU de Sanitas.

Por ello, el entrenador personal de bluaU de Sanitas ha elaborado una lista de actividades deportivas que son recomendables para las personas mayores:

-Circuitos de fuerza. Podemos trasladar el gimnasio convencional a entornos abiertos como parques. Suma todo lo bueno del gimnasio, como la socialización con otras personas, y la mejora de la fuerza de nuestros mayores con entornos más agradables y abiertos. El entrenamiento de fuerza va a preservar y mejorar la calidad de nuestro tejido muscular, tenemos que considerarlo como un pilar fundamental toda nuestra vida.

-Senderismo o caminatas. Pasear por la montaña, campos o paisajes idílicos estimula mucho más el cerebro por el disfrute de contemplar la belleza de los entornos naturales. También se respira un aire más limpio y suele ser una práctica ligeramente más exigente que simplemente andar, ya que se hace por terrenos un poco más irregulares y con inclinaciones del terreno más pronunciadas. La variedad de rutas, inclinaciones y duraciones de los recorridos que existen permiten a los mayores practicar este deporte sin peligro alguno. Cabe recordar que de manera expresa no hace falta ir a la montaña, se pueden hacer caminatas por la ciudad o parques cercanos.

-Natación. Es un deporte muy completo y de bajo impacto, por lo que el riesgo de lesión se reduce. Además, existen piscinas con vasos con poca profundidad, para personas que tengan menos destreza en el medio acuático y accesibles a personas con movilidad reducida.

-Otras actividades: como comentamos antes el entrenamiento deberá tener un componente de fuerza y cardiovascular. No obstante, hay otras disciplinas que nos permitirán mantenernos activos: bailar, montar en bicicleta, pilates, yoga… a parte del componente aeróbico y cardiovascular, la coordinación y agilidad son características físicas importantes para potenciar; estas actividades son algunos ejemplos con lo que mejorar estas cualidades físicas. Por último, de cara a mejorar la adherencia a la actividad física, es fundamental encontrar aquella disciplina que más nos guste y con la que sentirnos más cómodos e identificados para mantenerla a lo largo del tiempo.

Estas son solo algunas opciones, pero lo más recomendable para saber qué deporte se adapta mejor a cada uno es consultar con un profesional de la actividad física y deporte para guiar a las personas mayores en la práctica de éste en base a sus condiciones personales. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal