Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Bárbara Rey / Experta en Longevidad. Fundadora de Longevity Initiatives

'Necesitamos información y concienciación para cambiar la mentalidad y comprender el impacto que tiene la longevidad sobre nuestras vidas'

Después de cuatro años de investigación y una dilatada experiencia en esta materia, la autora de 'Una longevidad con sentido' insiste, a lo largo de sus páginas, en la importancia de cambiar la mentalidad actual para que las personas mayores sean valoradas desde “una visión moderna y positiva”

M.S. / EM 10-11-2023

COMPARTIR
Pregunta.- A lo largo de su carrera se ha ido especializando en un tema que, supongo, considera tan apasionante como extenso de abarcar: la longevidad. ¿Considera que la sociedad está, actualmente, prestando suficiente atención al envejecimiento o, por el contrario, sigue siendo un tema que muchos prefieren dar de lado? 
Respuesta.- Es una muy buena pregunta. Yo sí que noto un interés más creciente en todo lo relacionado con tener vidas más largas. Las personas tienen más conciencia a la hora de cuidarse la salud, el Gobierno ya ve claramente el problema de las pensiones, las empresas intuyen que hay un mercado interesante detrás de los senior, por poner algunos ejemplos, pero lo que yo creo que aún falta es la comprensión profunda de la nueva longevidad, la identificación de sus oportunidades y de sus retos desde un punto de vista integral y, por supuesto, creo que aún estamos lejos en el abordaje que sigue haciendo hacia esa etapa de vida llamada vejez.

P.- ¿De qué manera contribuye usted, a través de Longevity Initiatives, a perfilar esa “nueva mirada” hacia lo que es hacerse mayor de la que ya nos ha hablado en alguna ocasión?
R.- Justamente, mi lema es “movilizo tu conciencia para que pases a la acción”. Mi libro Una longevidad con sentido resume muy bien todos los aspectos a tener en cuenta para tener una vida larga, plena y con sentido, pero también me dirijo a las empresas y las organizaciones para que hagan este cambio de mentalidad y vean a las personas mayores desde una visión moderna, positiva y llena de oportunidades.

P.- ¿En qué punto se encuentra actualmente esta iniciativa que usted fundó y que gira en torno al “mercado de las personas mayores”?
R.- Desde el mes de mayo he decidido enfocarme al 100% en mi proyecto Longevity Initiatives, dejando detrás más de 30 años de vida corporativa. Ahora mi actividad pasa por brindar servicios de consultoría a emprendedores, profesionales independientes, empresas y organizaciones que quieran desarrollar productos o servicios para el segmento sénior o bien que quieran gestionar la edad y el talento sénior dentro de sus plantillas. También desarrollo contenidos para terceros e imparto formación siempre alrededor de la temática de la longevidad.

P.- En su web destaca que su aporte es “revelar los verdaderos deseos y necesidades de las personas mayores”. ¿De qué manera recaba esa información tan valiosa como son los deseos de los sénior y que, lamentablemente, no siempre se tienen en cuenta? 
R.- Es curioso, porque esa información está allí, al alcance de la mano, pero en la gran mayoría de las empresas, predomina aún la imagen desfasada y anticuada que domina la narrativa de los sénior. En lo que a mí respecta, tengo numerosísimas fuentes, desde libros tanto en español como en inglés, publicaciones de otros expertos, artículos, congresos, cursos y seminarios en los que participo y formo parte, mi propia experiencia profesional dedicada al marketing, pero, la información más valiosa es la que proviene directamente del sénior. Es cuestión de hablar y estar en contacto con gente de más de 50 años de forma frecuente y natural, libre de edadismo, asistencialismo y paternalismo.

P.- Háblenos más de Una longevidad con sentido. ¿Cuál es su planteamiento y con qué se va a encontrar el lector en sus páginas?
El planteamiento del libro es compartir con las personas el fruto de cuatro años de investigación de una forma ordenada y sistematizada sobre las oportunidades y los retos de la nueva longevidad. Es un libro con una base académica muy sólida, pero está escrito de forma amena y accesible. Combina teoría, con una parte muy práctica y accionable y otra parte de reflexión personal. Es un libro a la medida de cada persona porque tiene un abordaje integral sobre la longevidad y da pautas concretas para llevar a cabo. 

P.- Hoy seguimos hablando de edadismo y de conductas que discriminan a los mayores en la sociedad por el simple hecho de ser mayores. ¿Mantiene una postura optimista al respecto de que poco a poco se podrá ir erradicando este problema?
R.- Aunque más no sea por el propio proceso de envejecimiento de toda la población, ya soy optimista respecto a la erradicación del edadismo, pero, a corto plazo, es algo con lo que aún hay que luchar. Es más, creo que es muy frecuente caer en un edadismo “buenista”, es decir, tener comportamientos edadistas pensando que se está actuando correctamente. El mejor ejemplo para mí es decir “nuestros mayores”… nada más edadista que este comentario, cuando me consta que la gente lo utiliza con buenas intenciones.

P.- ¿Quiénes considera que deben abanderar en primer término este cambio de tendencia: los propios mayores o las Autoridades o Administraciones competentes? 
R.- En mi experiencia, somos las propias personas quienes tenemos que ir siempre por delante, para ello, necesitamos información y concienciación para cambiar la mentalidad y comprender el impacto que tiene la longevidad sobre nuestras vidas. Ahí entran las empresas, las organizaciones y los gobiernos. Yo siempre digo que la longevidad es positiva, proactiva y personal. Por supuesto que las Administraciones tienen que brindar apoyo y soporte a las personas que ya son mayores hoy y que pueden estar sufriendo algún tipo de dependencia o necesidad producto de una mala planificación previa o de las propias circunstancias de la vida. Yo siempre recomiendo trabajar a dos velocidades.

P.- Decía usted en una entrevista con este periódico que “envejecemos como vivimos”. Entonces, ¿sería posible que, si nos preparamos de la manera adecuada, el día de mañana podamos envejecer como nosotros queramos? ¿Es decir, que los sénior puedan tener esa capacidad para decidir cómo y dónde quieren hacerse mayor que a veces se les coarta?
R.- Totalmente, tal es así que ya sabemos que más del 70% de las enfermedades que provocan muertes prematuras y dependencia son las que podemos prevenir con nuestros hábitos de vida saludable. También, debemos mejorar nuestra educación financiera para tener una mejor planificación del ahorro y la inversión para no depender solamente de la jubilación y, por supuesto, tanto o más importante que lo anterior, debemos procurar mantenernos activos socialmente para evitar la nueva gran pandemia que es la soledad no deseada. Como ves, la longevidad es un tema muy amplio, muy complejo que requiere un abordaje integral, así que, nuevamente, invito a que todos cambiemos la mentalidad y que asumamos que vamos a vivir más de lo que pensamos.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal