Viernes, 14 de Junio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Teresa Honrubia / Presidenta de la cooperativa Jubilar Villa Rosita

'El cohousing senior es una marea imparable y veremos aparecer y consolidarse muchos en las próximas décadas'

Jubilar Villa Rosita se presenta como un proyecto de jubilación activa, una cooperativa de personas mayores que han decidido “vivir, colaborar y compartir” su futuro en un mismo espacio. Su presidenta desvela que bajo el compromiso de ‘No dejarnos solos’ pretenden aportar “un punto ilusionante” en el que acompañarse en esta etapa de sus vidas

M.S. / EM 07-04-2023

COMPARTIR
Pregunta.- Hoy, referirnos a cohousing en España ya no suena a algo desconocido y parece que es una modalidad que cada vez tiene más adeptos entre los senior. Antes de centrarnos en su proyecto, ¿qué características tiene el cohousing para resultar tan atractiva entre las personas mayores? Es decir, ¿qué beneficios les reporta este modelo de convivencia?
Respuesta.- Tres muy importantes: mantenernos activos, autónomos y acompañados. Situaciones difíciles de conseguir a partir de cierto momento en el domicilio o en las residencias de ancianos al uso. Otro aspecto muy importante es el deseo de colaborar. Una buena parte de los miembros de nuestro cohousing tiene experiencias en otros proyectos colaborativos como cooperativas de trabajo o de vivienda, colaboración con ONG, grupos de convivencia temporal…

P.- Supongo que es una tendencia que no funcionaría hace unas décadas pero actualmente las personas mayores son y quieren seguir estando activas, independientemente de su edad. ¿Diría, entonces, que es inevitable que el modelo residencial tradicional que tenemos en España se vaya quedando en un segundo plano en favor de otras modalidades de convivencia como esta?
R.- Hay muchas personas que rechazan del modelo residencial y más si han tenido experiencia con sus mayores y se resistían a él hasta que una discapacidad física o cognitiva les obligara a entrar en una residencia a edades, en general, cercanas a los 80 años. Pero el cohousing se está mostrando atractivo para personas mucho más jóvenes como matrimonios con hijos emancipados, personas solas con espíritu colaborativo, deseo de nuevos proyectos tras la jubilación…
En mi opinión, las residencias no van a poder dejar de existir y algunas se están transformando para dar más importancia a las personas que a las reglas, pero estoy convencida de que el cohousing senior es una marea imparable y veremos aparecer y consolidarse muchos en las próximas décadas. 

P.- Hablemos del compromiso de Jubilar Villa Rosita: ‘No dejarnos solos’. ¿Consideran la soledad no deseada como una de las peores consecuencias del envejecimiento?
R.- Desde luego que sí. Se pierde a los amigos porque se van muriendo y las familias se distancian y más hoy en día en que los hijos viven en otras ciudades o en otros países. La enfermedad y la disminución de las facultades físicas también conducen al retraimiento y la soledad en tu propio domicilio. “No dejarnos solos” significa poner un punto ilusionante en ese camino en el que nos vamos a acompañar hasta el final, buscando las estrategias precisas.

P.- ¿Cómo y cuándo surge el  proyecto y en qué fase se encuentra actualmente?
R.- Este proyecto lleva gestándose desde hace más de ocho años cuando se formó el grupo embrionario. Oficialmente, como cooperativa existimos desde el año 2017. Actualmente la cooperativa se ha completado, estamos consolidándonos como comunidad y hemos empezado el proceso de la construcción: tenemos proyecto, constructora, licencia y esperamos poner la primera piedra este mes de abril.

P.- ¿Cree que, a pesar de encontrarnos con una tendencia al alza, en España siguen existiendo escollos para la puesta en marcha de proyectos de cohousing en comparación con otros países? ¿Qué cambios demandarían en este sentido a las Administraciones? 
R.- Desconozco como está la situación en otros países, aunque si tengo noción de que las Administraciones europeas son más proactivas en cuanto a apoyo a la vivienda en general y a los cohousing en particular.
Aquí, los apoyos de las Administraciones a los cohousing son mínimos. Algunos ayuntamientos, que se podrían contar con los dedos (de entre los mas de 8000 que hay en el estado español), han cedido suelo público para la construcción de cohousing. En cuanto al Plan Estatal de Vivienda 2022-2025, solo cinco de las 17 comunidades autónomas han incluido subvenciones en el “programa 8” (el que incluye a los cohousing), y algunas con importes anecdóticos.
Pero aparte de la falta de ayudas económicas, que hace que este sistema de alojamiento para personas mayores se esté convirtiendo en algo elitista, falta una comprensión y difusión por parte de las instituciones de su verdadero significado y utilidad social y humana. No olvidemos que el diseño de un jubilar, tanto a nivel social como arquitectónico, facilita y mejora la atención a las dependencias que se producen con la edad, cuyos gastos actualmente, están previstos y asumidos por las distintas administraciones. Sería deseable recibir y gestionar parte de esos recursos que indudablemente vamos a ahorrar a las arcas públicas. A veces es triste ver que las propias Administraciones encuadran a los cohousing senior en el negocio inmobiliario.   

P.- ‘Nos estimula trabajar en grupo’, destacan en la descripción de su proyecto. ¿Qué aspectos abarcará esta parte colaborativa?
R.- Para empezar, estamos trabajando en la formación y cohesión del grupo. Cosa nada fácil en personas con una media de edad de 68,5 años con diferentes costumbres, niveles de estudios, preferencias políticas, etcétera ya muy afianzadas y difíciles de modular. Además, tenemos otros trabajos de carácter más práctico que repartimos según las habilidades y preferencias de cada uno en el consejo rector y en diferentes comisiones. Y ya estamos pensando en ¡Todo lo que habrá que hacer cuando nos traslademos a vivir a Villa Rosita!

P.- ¿Cuáles son esos puntos comunes o visión sobre la etapa del envejecimiento que comparten los miembros de Jubilar Villa Rosita?
R.- Nuestro objetivo es conseguir una comunidad activa, divertida y sostenible ayudándonos unos a otros; donde nos sintamos integrados y satisfechos. Enfocamos la colaboración desde el respeto a la persona y a la comunidad.
Un punto fundamental de nuestra visión es la auto-gestión: queremos seguir siendo dueños de nuestra vida, nuestras decisiones y nuestra casa.

P.- Apuestan por la sostenibilidad. ¿Qué aspectos hacen más novedosos a su proyecto, en este sentido, en comparación con otras iniciativas de cohousing?
R.- Los cohousing senior que he ido conociendo a lo largo de mis senior años en JVR tienen aspiración de ser sostenibles en la medida de sus posibilidades económicas. Nosotros, en concreto, tenemos un proyecto medioambientalmente sostenible y hemos optado por  un sistema de construcción industrializada con poca huella de carbono y pocos residuos durante la construcción, aislamiento casi equivalente al estándar Passivhaus, aprovechamiento de aguas pluviales y subterráneas para el riego y energía fotovoltaica para cubrir la mayor parte posible de nuestras necesidades. Y como “extra exclusivo”: la conservación y mejora de nuestro maravilloso jardín (casi 15.000 m2) con protección ambiental y patrimonial según el Plan Especial de la Comunidad de Madrid.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal