Domingo, 14 de Abril de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

#InvertirEnMujeres

ONU Mujeres pone sobre la mesa la principal traba para alcanzar una igualdad de género real: 360.000 millones de dólares anuales

Ya en 2022, y con la invisibilidad de datos sobre el colectivo femenino, el organismo advirtió que serían necesarios otros 286 años para alcanzar el ODS número cinco, que había fijado 2030 como la fecha para alcanzar la igualdad de género

Redacción EM 08-03-2024

COMPARTIR
Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, el lema elegido de la ONU –’Invertir en las mujeres, acelerar el progreso’– pone las luces largas en ese Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número cinco, y que fijó 2030 como el año en que se alcanzaría la igualdad de género. Sin embargo, para alcanzar esa equidad hay un obstáculo principal: la alarmante falta de financiación y un abultado déficit anual de 360.000 millones de dólares dirigidos a este fin. Y aunque aumentar la cuota de activos de las mujeres y su participación financiera es vital para su empoderamiento económico, es igual de importante crear instituciones que promuevan la inversión pública en bienes sociales y desarrollo sostenible.

La Agenda de Desarrollo Sostenible, adoptada por los Estados Miembros de las Naciones Unidas en 2015, eligió 17 ODS, 17 retos que en 2030 habría que conseguir. En 2022, la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), a través de su  Departamento de Asuntos Económicos y Sociales (Desa), elaboró un informe sobre los Progresos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible: la instantánea de género 2022. Entonces ya se abordó esta latencia que apunta a que el objetivo número cinco no se va a cumplir en mucho tiempo. Y es que con la poca información que tenía –solo el 47% de los datos necesarios para realizar un seguimiento del progreso en el ODS 5 estaban disponibles, lo que hace que las mujeres y las niñas sean, efectivamente, invisibles– este organismo calculó que “llevará otros 286 años reformar los marcos jurídicos para promover, hacer cumplir y monitorear la igualdad de género en la vida pública”.

CINCO PRIORIDADES
Este año, pues, con esta premisa en mente, ONU Mujeres destaca cinco áreas que requieren una acción conjunta para no dejar a las mujeres atrás. 

La primera es que ‘Invertir en las mujeres es una cuestión de derechos humanos’ y es la piedra angular para crear sociedades inclusivas. La desigualdad de género en materia de ingresos le cuesta al mundo más del doble del valor del PIB global en términos de riqueza del capital humano. 

Hay que ‘Acabar con la pobreza’. Esta entidad explica que desde 2020, con la pandemia de la Covid-19, conflictos geopolíticos, desastres climáticos y turbulencias económicas, “han empujado a 75 millones de personas más a la pobreza severa. Si sigue esta tendencia, 342 millones de mujeres y niñas podrían vivir por debajo del umbral de la pobreza en 2030”, por lo que consideran “crucial actuar de inmediato para evitarlo”.

Otra de las áreas sobre las que inciden es que hay que ‘Poner en marcha un financiamiento transformador para la igualdad de género’. Cálculos recientes estiman que el 75% de los países mantendrán los recortes en el gasto público en 2025 por los conflictos y la subida de los precios de los combustibles y los alimentos. ¿Qué provocará esta falta de presupuesto? Pues que si se reduce esa inversión, disminuye, a su vez, el gasto público en servicios públicos esenciales, políticas de cuidados y protección social, algo que afecta directamente al colectivo femenino porque es, mayoritariamente, quien asume estas labores. Es importante recordar que casi el 60% del empleo de las mujeres en todo el mundo se enmarca en la economía informal y, en los países de ingresos bajos, la cifra supera el 90%. 

La cuarta prioridad es la necesidad de ‘Avanzar hacia el desarrollo sostenible y una sociedad del cuidado’, que podría derivarse de la anterior y amplifica sus consecuencias. ONU Mujeres señala que el actual sistema económico exacerba la pobreza, la desigualdad y el deterioro medioambiental, afectando de manera desproporcionada a las mujeres y más aún, a aquellas que se enfrentan a múltiples discriminaciones. Los movimientos de mujeres que abogan por modelos alternativos proponen avanzar hacia una sociedad del cuidado que preserve el medioambiente y la sostenibilidad. 

Finalmente, la quinta área que necesita ser impulsada es ‘Apoyar a los feminismos que impulsan el cambio’. Las organizaciones feministas, que lideran la lucha contra la pobreza y la desigualdad de las mujeres, solo reciben un 0,13% de la ayuda oficial para el desarrollo.

Entra en acción y usa el hashtag #InvertirEnMujeres.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal