Domingo, 26 de Mayo de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Maribel González / Promotora del Proyecto Lar de Sopas

'Nuestras abuelas y las mujeres del siglo XX tienen que ser reconocidas por esa labor callada y necesaria'

Cuenta Maribel González que Lar de Sopas nació como un sueño que, gracias a la conjunción de diversas circunstancias, se convirtió en realidad. El proyecto, que puso en marcha junto a sus compañeras Maica Vázquez y Dolores Docampo, acaba de ser distinguido como ganador del programa ‘TaleS’ en la UVigo

M.S. / EM 05-02-2024

COMPARTIR
Pregunta.- ¿Qué les llevó a poner en marcha este proyecto y cómo se lo plantearon desde que empezaron a trabajar en él? Es decir, de alguna manera, ¿cuál fue su motivación para iniciar este camino?
Respuesta.- Creo que confluyen un conjunto de cosas. Los caminos te van llevando a sitios que ni imaginabas, siempre que te dejes sorprender por la vida. En cuanto a la motivación para este proyecto, destacaría el hecho de haber sido abuela a los 50 años. Daniela acaba de cumplir ocho y para mí fue un hito en mi vida, ya que me permitió reconectar con mi niña interior y descubrir el placer del juego, del momento presente, la alegría de los pequeños detalles, el despertar de las emociones que en mí estaban casi congeladas como una respuesta a no saber qué hacer con ellas... Todo esto me llevó a un proceso de autoconocimiento, en el que no se deja de estar, y en el que he podido descubrir la importancia de las memorias emocionales, también relacionadas con las vidas de mis abuelas. Por eso, el punto de partida de este proyecto es hacer visible la herencia de las abuelas.
Después la vida nos llevo a coincidir en un curso de emprendimiento sénior y decidimos sumar nuestra energía y lo que aprendíamos para impulsar Lar de Sopas; además de que en este proceso fuimos tejiendo con otras personas que les gustaba la propuesta para ir pasando de idea a realidad este sueño.

P.- ¿Por qué un nombre tan original como este: Lar de Sopas?
R.- Lar de Sopas quiere evocar la importancia del calor de casa, del fuego lento y la necesidad de volver hacia dentro. En un momento donde hay tanto ruido y tanto estímulos externos, se precisan espacios de encuentro y de palabra, de ahí lar –que significa hogar–. Por otra parte, las sopas son también una metáfora de la diversidad que encontramos en nuestros mercados, nuestras vidas, nuestras ciudades, etcétera, y que enriquecen nuestra cultura cuando somos capaces de celebrar las diferencias que aportan.

P.- Se trata de una iniciativa con la que buscan hacer visible, como nos avanzaba, la herencia de las abuelas y recuperar las tradiciones. ¿Por qué se han centrado solo en las mujeres? ¿Dirían que, de alguna manera, es un homenaje a ellas?
R.- Por una parte, las cocinas han sido el espacio de las mujeres durante mucho tiempo, y en ellas pasaba de todo, además de cocinar haciendo magia, pues, en muchas ocasiones, había que dar de comer con lo que fuese; allí se reía, se lloraba, se callaba, se compartía, se acompañaba, se cantaba... En definitiva, se sostenía la vida. Y, sin duda, nuestras abuelas y las mujeres del siglo XX tienen que ser reconocidas por esa labor callada y necesaria. Hablamos también de memorias emocionales por cosas que pasaron y no se pudieron sentir y que necesitan ser visibilizadas para que no se repitan. Y por último, he de decir que las abuelas actuales tenemos también que dejar un bello legado en la memoria de nietos y nietas. Por eso, impulsamos un bonito lugar de encuentro, que semeja a una cocina, con vajillas de loza y porcelana, en el que disfrutar de mágicos momentos aprendiendo a cocinar a fuego lento, entre otras cosas.

P.- Proponen diversas actividades pero también ofrecen un espacio de encuentro –ubicado en Vigo– en el que reunirse y compartir iniciativas. ¿Cómo han funcionado los encuentros que ya han celebrado y qué aspectos destacan las asistentes de estas reuniones?
R.- El encuentro entre personas diferentes siempre es enriquecedor y aunque parezca paradójico, a veces no tienes muchas oportunidades de conocer a gente nueva. Este es uno de los aspectos que las personas destacan: encontrarse con personas diversas y de diferentes edades. La posibilidad de recuperar recetas y aprender a cocinar es algo que también valoran. Y, asimismo, tener la posibilidad de disfrutar de una sobremesa sin prisa, con conversaciones con distintos puntos de vista. Esto siempre conduce a poner en marcha alguna iniciativa nueva. Por nuestra parte, destacaríamos cómo se van tejiendo vínculos al ‘chup chup’ de la sopa y se van desvaneciendo estereotipos cuando compartimos momentos.

P.- ¿Qué es La Floresta de las Abuelas, una de las partes de esta iniciativa?
R.- La Floresta de las Abuelas es un blog que quiere honrar a las abuelas, bisabuelas, madres, tías... a todas esas mujeres que con su callada presencia fueron tejiendo las redes necesarias para traernos hasta aquí. Se trata de ir construyendo una floresta colaborativa, diversa y colorida, con todas esas flores que a ellas tanto gustaban. Se puede colaborar en este reconocimiento enviando el formulario adjunto con su foto, las palabras que la identifican, tu agradecimiento, el pesar que le quitaría... Y está disponible en la web www.lardesopas.com.

P.- Acaban de recibir un premio al emprendimiento sénior a través del Programa TaleS. ¿Qué ha supuesto este reconocimiento? ¿En qué proyectos seguirán trabajando?
R.- Sin duda, este reconocimiento está suponiendo una visibilidad importante para el proyecto, y el hecho de esta entrevista es una muestra de ello. Además, también es un acelerador del proyecto, ya que hablar del mismo permite clarificar cosas que no estaban muy perfiladas. Y, sin duda, hace que tengas que enfrentarte a los miedos que se agazapan detrás de cualquier proyecto emprendedor: ¿funcionará?, no sé no si podré hacerlo... Pero, en resumen, es muy positivo, porque te exige enfrentarte a esos miedos y también recibes feedback que, sin duda, mejoran la idea original.
Ahora el reto fundamental para hacer sostenible el proyecto es que el espacio se monetice con diferentes usos –celebraciones en familia, cumpleaños, formación, espectáculos de pequeño formato, etcétera–. 
Tenemos varios proyectos en las soperas a espera de ser servidos. Desde un Coro Intergeneracional al impulso de Sopa Babel, un programa colaborativo para aprender idiomas mientras cocinamos, sin olvidarnos del Club Familiar Lamprea, una iniciativa que favorece la regulación emocional de preadolescentes y sus familias.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal