Domingo, 14 de Abril de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Mugi Adin, un proyecto que quiere ser la respuesta a la fragilidad de las personas mayores

La iniciativa, que parte del Ayuntamiento de Bilbao y en la que colabora una red de agentes y empresas del territorio, ha diseñado un programa de actividades que se adapta a la realidad de las personas frágiles de más edad

Horacio R. Maseda 11-10-2021

COMPARTIR

Mugi Adin realizó sesiones grupales con actividades físicas y otras complementarias como mindfulness, risoterapia o talleres de afectividad.

La fragilidad funcional y relacional de las personas mayores se ha agravado con la pandemia de la Covid-19. Sin embargo, algunos proyectos como Mugi Adin han sido diseñados para contrarrestar estos procesos degenerativos en las personas de más edad.

A finales de junio, finalizó la penúltima fase de esta iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de Bilbao, a través de la sociedad municipal Bilbao Ekintza, y en la que colaboran toda una red de personas, agentes y empresas que forman parte de la comunidad Silver Economy Taldea (SET), del Grupo SSI. “El programa Mugi Adin es la respuesta de algunas entidades emprendedoras ante el reto de cómo fomentar y mantener la capacidad funcional de personas en situación fragilidad en Bilbao”, explica Carlos García, responsable del programa SOCEM HUB del Grupo SSI. “Este reto surge porque, desde nuestra organización, observamos que las personas mayores con la situación pandémica estaban adquiriendo dinámicas más sedentarias, disminuyendo las actividades de la vida diaria y reduciendo sus contactos sociales, lo que conlleva un aumento de su fragilidad funcional y relacional”, aclara García. 

Según señala Isabel Massa, técnica de Envejecimiento del mismo grupo, “uno de los problemas que detectamos era la escasa adaptación de los programas a las realidades de personas mayores frágiles”. Massa asegura que existen programas específicos de actividad física para personas mayores, “aunque no son lo suficientemente adaptables para personas con ciertas dificultades de ritmo, equilibrio, vista o audición”. La técnica matiza que no se trata de personas con una discapacidad, “pero sí con alguna limitación que les impide seguir la actividad con normalidad lo que provoca su desenganche y abandono”. De hecho, en algunas ocasiones, añade, “las propias personas no acuden porque consideran que la actividad no se adaptará a su situación”. 

Unido a esta problemática, se identificaron otros elementos relacionados con la psicología de las personas mayores: los bloqueos, la desconfianza y la falta de conciencia del bienestar que aportan los programas de actividad física a la salud personal. “Con la pandemia, los miedos y bloqueos aumentaron, sobre todo por el temor al contagio, y a ser vulnerables al tener que realizarse estas actividades en lugares cerrados”, argumenta García. Con la Covid-19, prosigue García, muchas actividades de centros de mayores o municipales han quedado suspendidas: “Los aforos y horarios para realizar actividades se han visto reducidos. El confinamiento territorial ha limitado también el número de actividades que podían realizar. Todo ello ha tenido un impacto muy significativo en el incremento del nivel de fragilidad de las personas mayores”.

VISIÓN EMPRESARIAL
Junto con este objetivo social, el proyecto Mugi Adin debía tener también en cuenta la perspectiva empresarial. El Ayuntamiento de Bilbao publicó en mayo del año pasado el ‘Plan de Medidas para la Cohesión Social, la Reactivación Económica y del Empleo y la Cultura de Bilbao ante la situación generada por el Covid-19’ y, en relación al ámbito económico y del empleo, se planteaban medidas sobre cómo resolver los desafíos provocados por la crisis sanitaria. “Bilbao Ekintza, organización con la que venimos trabajando desde el área de emprendimiento, nos lanza el reto de dar respuesta a las necesidades generadas por la pandemia a través de un proceso de ‘Innovación Abierta’ apoyando, al mismo tiempo, a las empresas emprendedoras que forman parte de la comunidad SET”, detalla Massa.

Asimismo, también ha participado el grupo de investigación médica de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) ‘Ageing on’, aportando su conocimiento técnico tanto en el diseño técnico del programa como en su evaluación del impacto en las personas mayores. Este grupo, explica García, “ha trabajado mano a mano con las personas emprendedoras en la propuesta de los ejercicios de la actividad física, las posibles adaptaciones, las mediciones del nivel de situación de fuerza y equilibrio de las personas participantes antes y después del programa...”.

El proyecto cuenta además con la colaboración del área de Acción Social del consistorio bilbaíno, a través del ‘Programa Mirada Activa Berria’, así como con el apoyo de algunas asociaciones de mayores de la ciudad que, según apunta la técnica del Grupo SSI, “nos han cedido sus locales para poder realizar el programa”. Massa destaca que, precisamente, “la coordinación entre el área de Acción Social y el de Promoción Económica ha sido clave en esta experiencia piloto, que ha sido desarrollada por ocho empresas en tres barrios diferentes de Bilbao”. 

CUATRO FASES
La iniciativa ha pasado por una primera fase de definición, una segunda de diseño, y una tercera con la realización de una experiencia piloto en los barrios de Deusto, Santutxu y Zurbaranbarri. 

En la primera fase lo que se definió fue el propio desafío. “Enmarcamos la problemática y aportamos posibles soluciones. El reto se planteó a toda la comunidad emprendedora de más de 20 empresas que forman parte de SET. Finalmente, ocho empresas se animaron a preparar una propuesta colectiva desde una dinámica de trabajo colaborativa”, relata Massa.

En la segunda fase se diseñaron los objetivos, el plan de actividades, el calendario y la dinámica de trabajo. “También se realizó el proceso de selección de las personas candidatas, valorando su nivel de fragilidad e invitando a vencer algunas resistencias de aquellas personas que tenían reparos en participar”, explica la técnica, ya que en muchos casos existían reticencias por miedo al contagio o a que su participación no sirviese para mejorar su salud. En esta fase, remarca la técnica, “fue clave generar confianza e ir abordando estos miedos y dudas, y animando a las personas participantes”. 

La tercera fase consistió en poner en práctica la teoría. Es decir, se realizó un pilotaje del programa en el que participaron 32 personas mayores, en su mayoría mujeres (93%), y con una media de edad 80 años. “La mitad consideraban que su salud no era buena, tenían un nivel de fragilidad medio de 5,89 –en la escala de Tilburg, entre 0 y 15– y un nivel medio-alto de sedentarismo expresado”, indica García.

Con estas personas se conformaron un grupo en cada uno de los tres barrios donde residían las personas, “ya que era importante que la actividad se desarrollara lo más cerca posible de los domicilios, en locales cercanos, amplios y accesibles”, justifica el técnico del Grupo SSI.

El programa piloto fue presencial y duró tres meses, iniciándose en el mes de abril y finalizando en junio, con una periodicidad de dos días a la semana. Para ello, se realizaron 24 sesiones por grupo de actividad física, con ejercicios de fuerza, equilibrio y resistencia. También se llevaron a cabo una docena de sesiones de actividades complementarias como mindfulness, risoterapia, taller de afectividad, gimnasia mental, baños de bosque, etcétera. “Las actividades complementarias tienen como propósito generar mayor adherencia al programa, mejorar el bienestar de las personas facilitando prácticas y herramientas para cuidar la salud mental y la gestión de emociones”, recalca Massa.

Junto a estas actividades físicas, había también un café grupal con una educadora social los días que no había actividad complementaria.

La cuarta y última fase todavía está en desarrollo, ya que tratará de evaluar y analizar si un proyecto como Mugi Adin puede tener viabilidad económica y de mercado como para que otras empresas privadas apuesten por estos servicios. Además, se estudiará el ofertar iniciativas de unas características similares a las residencias, centros de día o de salud, y otro tipo de asociaciones de mayores de la zona.   



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal