Domingo, 14 de Julio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Esther Roquer / Presidenta de la Societat Catalana de Geriatría i Gerontología (Adscrita a l'Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya)

‘Las personas longevas se están empoderando, tienen muy claro su papel activo en la sociedad’

Más de 200 profesionales acudieron, recientemente, al 27º Congreso de la Societat Catalana de Geriatría i Gerontología, celebrado en Barcelona. Con esta excusa, hablamos con su presidenta sobre el avanzado sistema de atención catalán y lo que supondrá, a nivel comunitario y residencial, el despliegue de la Agencia de Atención Integrada Social y Sanitaria

E. Vicente EM 04-01-2024

COMPARTIR
Pregunta.- Lleva un año como presidenta de la Societat Catalana de Geriatría i Gerontología. Con esta perspectiva, ¿qué valoración podría hacer de la situación de los mayores en Cataluña?

Respuesta.- Mi visión es que las personas mayores son un activo importantísimo para la sociedad y tenemos que luchar para que se vea. Por desgracia, en nuestra sociedad todavía existe el estigma de la vejez, el edadismo. Este último año, que he tenido bastante contacto con asociaciones ciudadanas, lo que veo es que hay un cambio. Las personas longevas se están empoderando. Tienen muy claro su papel activo en la sociedad, tienen mucho que ofrecer, y ellos quieren que se vea.

P.- Acaban de celebrar su congreso anual, con gran éxito, por cierto. Uno de los asuntos sobre los que incidieron fue en la necesidad de más formación geriátrica, que consideran que debería estar en todos los ciclos relacionados con la salud. ¿En qué beneficiaría esa visión más integral?

R.- Creo que es importante incidir en esto. Primero, hay que tener claro que, por desgracia, en España no es una asignatura troncal, hay universidades que pueden no tenerla en su programa curricular, a pesar de que la OMS promueve y reclama desde hace tiempo esta troncalidad de la geriatría. Desde nuestra posición queremos incidir y apoyar que sea una realidad.
¿En qué se beneficia? Primero, el médico en formación, el futuro facultativo, aprende a tratar bien a los pacientes mayores, va a darles un abordaje óptimo. La vejez tiene esa parte mala que es la complejidad clínica, que no afecta solo a la enfermedad, sino a nivel global, en la esfera funcional, social, psicológica… Así que, el médico en formación tiene que dejar de lado esa visión centrista y entender que el abordaje de la enfermedad en las personas mayores es global. Luego tiene que aprender también a trabajar en equipo, a ser interdisciplicar. Y esto, aunque tiene una parte teórica, se aprende en las prácticas clínicas. Por ello, nosotros consideramos importante que el futuro médico se forme en Geriatría, se forme con médicos especialistas y que hagan prácticas para que vean esa  complejidad asistencial y cómo se maneja. Y esta formación correcta de los médicos repercute también en la sociedad, porque estaremos mejor tratados globalmente. Es un servicio esencial en la sociedad.

P.- Con el elevado envejecimiento actual y futuro de la población, ¿por qué cree que la Geriatría no tiene más poder específico dentro de la sanidad?

R.- A nivel nacional, la presencia de la Geriatría es muy heterogénea. La causa de que no esté bien implantada puede ser diversa y realmente es muy compleja. Pero a nivel catalán, la especialidad se ha desarrollado mucho. Cataluña es un motor de la Geriatría y de la Gerontología. Desde el año 1986 que se ponen en marcha diversos programas y empieza a desplegarse una red de atención geriátrica, lo que antes se llamaban hospitales sociosanitarios y que ahora se llama red de atención intermedia. Somos un ejemplo a nivel nacional, e incluso internacional. Efectivamente, tiene que haber un abordaje diferente con este perfil de pacientes. 
Ahora se habla mucho de la medicina centrada en la persona. ¿Y qué quieren las personas? Estar el máximo de tiempo posible en su casa. Obviamente la atención domiciliaria tiene que pivotar en la Atención Primaria. Aquí en Cataluña se está desarrollando mucho la hospitalización a domicilio integral, de forma transitoria, o las consultorías… Pienso que vamos hacia allí… 

P.- El modelo de atención centrado en las personas, en el que trabajan en Cataluña, tiene como punta de lanza a la futura Agencia Integrada Social y Sanitaria, de la que se habló ampliamente en el congreso. ¿Qué cambios supondrá, cuando esté plenamente desplegada, en el sistema de atención catalán?

R.- Es un reto el tema de la atención integrada. No es sencillo. El sistema está muy fragmentado y lo que intenta la atención integrada es ser como el pegamento que une a la atención sanitaria y a la atención social. Pero, sobre todo, a raíz de lo que afloró en la pandemia, vimos que el modelo tenía que avanzar en este ámbito. Y tenían que hacerlo de la mano, la atención social y sanitaria en todos los aspectos. Sí que es verdad que ha habido un fuerte impulso. Nuestro congreso giró en torno a este asunto porque creemos que es una necesidad fundamental, porque así daremos una buena atención las personas que tienen una complejidad múltiple, y quisimos que este fuera el asunto vehicular.
¿Qué supondría? Una mejora, sin duda, en la calidad asistencial y en la experiencia de las personas. Si unes los recursos de los dos ámbitos, social y sanitario, y viendo experiencias de otros países como Finlandia, Reino Unido, por ejemplo, pues también tiene un impacto en la eficacia, porque se reducen las urgencias, las hospitalizaciones, etcétera. 
La atención integrada busca principlamente centrarse en la persona y eso repercutirá  en una mayor calidad asistencial, mejor experiencia de los pacientes y esa eficiencia tan necesaria ante el boom demográfico que vivimos. Pero, además del ámbito comunitario, la atención integrada tiene el residencial. Y desde ahí también se está trabajando en un cambio de modelo en la atención residencial. 
Hay que intentar institucionalizar lo menos posible, que los recursos vayan hacia las casas de las personas, potenciar servicios de atención domiciliaria, y ofrecer soporte técnico, y por supuesto, apoyos y ayuda a los cuidadores. 


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal