Viernes, 14 de Junio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Primeros resultados de Cuidamos +75, la investigación nacional sobre el impacto de la pandemia en mayores de 75 años

El estudio que se está realizando, a instancias de un grupo de enfermeras en once comunidades, ha detectado la cronificación del aislamiento social en parte del colectivo sénior

Redacción EM 28-05-2024

COMPARTIR
Muchas veces se insinúa que no hemos aprendido nada o que no hemos tomado nota de la pandemia por la Covid-19. Sin embargo, este no es el caso. Conocer cuál ha sido su impacto en la salud de las personas mayores es el germen del 'Estudio multicéntrico sobre el impacto de la pandemia por SARS-CoV-2 en los cuidados y estado de salud de las personas de 75 años o Más y sus cuidadores (Cuidamos +75)', financiado por la Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud del Instituto de Salud Carlos III

En concreto, el objetivo es identificar los aspectos de la salud más vulnerables de estas personas mayores de 75 años, así como los factores que, a consecuencia de la pandemia, han influido sobre su capacidad mental, física y cognitiva, para reorientar los servicios de salud y ofrecer a corto plazo, una mejor cobertura profesional desde atención primaria y que sea más flexible a impactos como el que ha producido la pandemia.

PRIMEROS RESULTADOS
Cuidamos +75 se inició en 2022 a instancias de un grupo de enfermeras, más de 200 enfermeras por el territorio peninsular e insular y de un grupo asesor ciudadano. En concreto, este proyecto multidisciplinar coordinado por enfermería, cuenta con la participación de once regiones –Andalucía (Córdoba), Illes Balears (Mallorca), Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha (Albacete), Cataluña (Barcelona, Lleida), Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana (Castellón), Murcia, Navarra y Euskadi (OSI Barrualde Galdakao)–, e integra tres subproyectos que buscan los mismos objetivos desde distintos enfoques metodológicos.  El equipo coordinador del proyecto ofreció, recientemente, algunos datos obtenidos de ese trabajo de campo llevado a cabo hasta el momento en cada una de esas fases.

La primera es un estudio longitudinal de una cohorte poblacional, multipropósito, ambispectiva, con datos de vida real, que busca analizar la evolución de más de un millón de personas durante seis años, a través de la información recogida en su historia clínica. Este subproducto ha requerido de un grupo multidisciplinar y ha tenido una gran complejidad por la variabilidad del proceso y el registro del dato. ​

La segunda es un estudio observacional prospectivo a 18 meses, es decir, de seguimiento. A los participantes de la muestra de la fase anterior, a partir de entrevistas realizadas por los profesionales de Enfermería, se les ha preguntado por temas relacionados con la capacidad funcional y cognitiva, la fragilidad, la salud mental, el apoyo social, calidad de vida y mortalidad. En total, se han recogido respuestas básales de 1.079 participantes mayores de 75 años de las once comunidades autónomas tanto expuestos como no expuestos a SARS-CoV-2. Entre los resultados preliminares, destaca que casi un 60% son frágiles o prefrágiles y que un 8% declara haber percibido un bajo apoyo social. Además, un 48% declara que han visto afectadas sus relaciones sociales. 

Por su parte, la tercera incorpora un enfoque cualitativo crítico-social, que también incluye a cuidadores familiares de personas con dependencia. Así, a partir de entrevistas semiestructuradas, en el caso de las personas mayores, y de grupos de discusión, en el caso de los cuidadores, se ha profundizado en sus vivencias. Hasta el momento, para el primer grupo se entrevistaron a 36 participantes y para el segundo, 70. Los primeros análisis de esta fase hacen referencia a sentimientos como el miedo o la soledad. En consecuencia, se ha detectado una cronificación del aislamiento social y la afectación del estado de ánimo.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal