Domingo, 14 de Julio de 2024 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

La Fundación La Caixa publica un glosario participativo para concienciar y evitar el lenguaje edadista

Con un total de 45 entradas, el documento es el resultado de un proceso de recopilación y selección de palabras y expresiones edadistas facilitadas por participantes en diferentes iniciativas del Programa de Personas Mayores de la entidad

Redacción EM 28-08-2023

COMPARTIR
La Fundación La Caixa, a través de su Programa de Personas Mayores, ha editado un innovador glosario con el objetivo de fomentar la conciencia social acerca de las palabras y expresiones que promueven el edadismo para, de esta manera, evitar su uso.

El término edadismo se refiere a la discriminación por razón de edad, en especial de las personas mayores, y en muchas ocasiones se refleja en un uso inadecuado del lenguaje. Este fenómeno está relacionado con la manera en que entendemos la vejez y el envejecimiento, con nuestras relaciones intergeneracionales, así como con la forma en que se perpetúan estereotipos e ideas preconcebidas sobre las personas mayores que limitan la comprensión de la diversidad de la vejez.

"Pensar en las personas mayores como una masa homogénea es limitador para la sociedad. El lenguaje construye realidades, y por eso este glosario abre una nueva vía para sembrar conciencia sobre cómo percibimos y valoramos el hecho de hacernos mayores", señala David Velasco, director del Programa de Personas Mayores de la Fundación La Caixa.

El glosario es el resultado de un riguroso proceso de recopilación y selección de palabras y expresiones edadistas facilitadas por participantes en las dinámicas realizadas en centros de personas mayores propios de la Fundación La Caixa y en convenio con administraciones de distintas ciudades de España. También se hizo una llamada a la participación a través de la campaña en redes sociales 'No soy tu abuelo', lanzada el 15 de junio de 2022 con motivo del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, en la que se invitaba a las personas mayores a expresar las palabras edadistas con las que se sentían incómodos, discriminados o invalidados.

De entre las más de 300 palabras y expresiones recogidas se han seleccionado las 45 más representativas. Cada palabra o expresión ha permitido desarrollar una reflexión conceptual sobre el edadismo, con un enfoque propositivo que habla sobre la dignidad de la persona y la defensa de la palabra con un contenido ético, con el fin de plantear una reflexión clara y cercana sobre el edadismo. La redacción del texto ha ido a cargo de la psicogerontóloga y profesora agregada de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona Montse Celdrán. El prólogo ha sido escrito por la escritora y académica de la Real Academia Española Soledad Puértolas.

"Nuestra voluntad ha sido escuchar a las personas mayores e invitarlas a participar en esta iniciativa desde el inicio, focalizando las dinámicas en lo que les preocupa y reflexionando sobre aquellas palabras que les hacen daño o hacen que se sientan discriminadas", subraya David Velasco.

FORMAS MÁS HABITUALES DE EDADISMO
El glosario señala que el edadismo se manifiesta habitualmente de tres maneras principales: la infantilización, la despersonalización y la deshumanización. En el primer caso, la infantilización provoca que las personas no mayores mantengan una posición de poder frente a las personas mayores a la hora de interactuar con ellas o responderles, y las traten como si fueran niños. Una muestra es el uso del baby talk o el elderspeak, que constituyen un tipo de lenguaje que utiliza una entonación exagerada, un tono de voz elevado o el uso de un registro sencillo. Entre algunos de los ejemplos de expresiones edadistas que infantilizan se encuentran el uso generalizado de diminutivos como viejito o abuelito, o emplear diminutivos de los nombres de la persona, además del uso de posesivos tales como nuestros mayores, nuestros abuelos.

Por su parte, la despersonalización consiste en no tener en cuenta la singularidad de cada persona mayor, sus necesidades y preferencias, y tratarlas a todas de manera homogénea. Palabras edadistas que despersonalizan serían los jubilados, los pensionistas, los viejos, los abuelos…

Por último, la deshumanización se produce cuando se pierde la empatía en el trato con las personas mayores, no se potencia su autonomía, no se respeta su privacidad o no se permite su participación en la toma de decisiones. En este caso, palabras edadistas serían algunas como carca o trasto.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal