Domingo, 29 de Enero de 2023 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

El 28% de las personas mayores de 65 años con enfermedad crónica viven solas

Casi la mitad de los senior encuestados por la por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes declaran tener alguna dificultad económica para llegar a fin de mes y hacer frente a gastos de necesidades básicas

Redacción EM 01-12-2022

COMPARTIR
El 28% de las personas mayores de 65 años con enfermedad crónica viven solas y hasta un 43% de los que se encuentran en esta situación se sienten mal por ello. Esta es una de las conclusiones extraídas del ‘Estudio del impacto de la enfermedad crónica en las personas mayores' presentado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP). El objetivo de este documento, elaborado en colaboración con Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, es analizar el impacto de la enfermedad crónica en las personas mayores con el fin de identificar el estado de situación de la atención sanitaria y social que reciben, analizar el impacto emocional que genera la enfermedad crónica y proponer ámbitos de mejora.

En este sentido, el perfil más vulnerable es el de mujeres mayores de 80 años, con ingresos y nivel de estudios bajos, con pluripatologia y con barreras de comunicación con sus profesionales sanitarios que limitan su auto cuidado. Además, asisten a menos consultas médicas y les resulta muy complicado acceder a recursos sociales y reciben menos ayuda de su entorno familiar y profesional aun necesitándola.

En cuanto a las necesidades, otra de las conclusiones extraídas del ‘Estudio del impacto de la enfermedad crónica en las personas mayores' es que casi el 30% que necesitan ayudas no reciben ningún tipo de asistencia para sus cuidados. Los tres tipos de tareas que los mayores necesitan con mayor frecuencia son: salir a la calle, hacer la comida y tareas del hogar como limpieza, ordenar, lavar y planchar. 

La presidenta de la POP, Carina Escobar, afirma que se debería realizar “una atención más centrada en las personas especialmente las más vulnerables, necesitamos procesos asistenciales más proactivos, flexibles que tenga en cuenta situaciones como la soledad, la edad avanzada, o la situación socio económica”.

SITUACIÓN ECONÓMICA
Otro de los aspectos que pone de manifiesto el estudio son las dificultades económicas que atraviesan muchos mayores ya que el 44% de los encuestados declaran tener algún tipo de dificultad económica para llegar a fin de mes. Preguntados por los gastos a los que les cuesta hacer frente, destacan aquellos relacionados con las necesidades básicas, como son la vivienda, los suministros y las compras de alimentación, así como los costes derivados de la fisioterapia y rehabilitación. Esta situación se agrava en el grupo de personas mayores de 80 años y en el caso de aquellos con estudios de nivel bajo.

En este punto, desde la POP apuntan que sería necesario “informar a los pacientes y sus cuidadores sobre los recursos sociales y sociosanitarios a los que pueden acceder. En este sentido, debemos avanzar en atender necesidades sociales y económicas que afectan a la salud de las personas mayores”.
Cronicidad y malestar psicológico

En cuanto al malestar psicológico que produce que muchas ocasiones tener una enfermedad crónica, el 61% de las personas mayores encuestadas tiene pensamientos y emociones negativas de forma ocasional debido a su enfermedad, mientras que un 28% afirma tenerlos frecuentemente. Esto da lugar a que el 47% declare que se relaciona menos o mucho menos que antes debido a su estado de salud, lo cual refuerza la situación de malestar: a menor frecuencia de relaciones el malestar psicológico es mayor y viceversa. En cuanto al perfil de las personas con peor estado de ánimo, son mujeres mayores de 80 años, con estudios y clase social baja, que padecen más de una enfermedad crónica.
 
Además, el acceso a tratamiento por parte de especialistas de la salud mental es escaso. Solo el 8% están siendo tratados actualmente, cifra que queda lejos del 35% de personas que sienten malestar psicológico con frecuencia. “Es urgente dar respuesta a las necesidades de atención psicológica de las personas mayores, habida cuenta de la abundante necesidad, demanda y sobre todo muy elevada prevalencia del malestar emocional”, afirma Escobar.

ATENCIÓN SANITARIA Y RECURSOS ASISTENCIALES
Por último, el estudio pone de manifiesto que a pesar de que la valoración de la atención sanitaria recibida en el último año es de 6,65 se percibe que esta ha empeorado a raíz de la pandemia. La edad, el nivel de estudios y la posición socioeconómica son factores que determinan que las personas mayores acudan solas o acompañadas al médico. 

En cuanto al uso de los recursos asistenciales destaca la teleasistencia (23%), seguido de los centros de día (17%), ayudas domiciliarias (16%), tarjetas de aparcamiento por movilidad reducida (12%) y ayudas económicas (7%). Pero si hablamos de cómo se han llegado a conocer de dichos recursos, son los propios usuarios quienes se informaron de su existencia. En este caso la información institucional y de profesionales sanitarios y sociales es insuficiente, y llega con dificultad a sus destinatarios. 

PROPUESTAS DE LA POP
Tras los resultados expuestos previamente, la POP ha definido nueve propuestas de mejora para las temáticas consideradas en este ‘Estudio del impacto de la enfermedad crónica en las personas mayores':

1. Implementar las reformas necesarias para garantizar la atención centrada en el paciente, especialmente en las personas mayores atendiendo su fragilidad y respetando su autonomía y dignidad. 
2. Realizar una atención más bio-psicosocial atendiendo las necesidades de las personas mayores en situación de vulnerabilidad. Determinado por su estado clínico, la soledad, la edad o la disponibilidad de cuidador o familiar.
3. Flexibilizar la atención a través de la definición de un modelo que contemple la atención presencial, telemática y domiciliaria acorde con las necesidades específicas de las personas mayores con enfermedades crónicas en cada momento.
4. Mejorar el acceso a la información por parte de pacientes y sus cuidadores sobre los recursos sociales y sociosanitarios a los que pueden acceder.  
5. Avanzar en la integración e interoperabilidad entre los sistemas sanitario y social de tal forma que las personas mayores cuenten con una historia clínica integrada dotada de información sanitaria y social.
6. Asegurar el derecho a unas condiciones sociales básicas que afectan a la salud de las personas: la vivienda, la alimentación o la factura de la luz, son también determinantes de la salud.
7. Dar respuesta a las necesidades de atención psicológica, mediante la universalización de la atención psicológica en el sistema público de salud y la incorporación de las necesidades particulares de las personas mayores y sus familiares.
8. Fomentar la formación de profesionales sanitarios y no sanitario, y del conjunto del ámbito social en comunicación e información para mejorar la relación médico-paciente- cuidador para dar una respuesta adaptada para personas mayores de mayor vulnerabilidad.
9. El reto de la equidad, y el acceso a los recursos sanitarios y sociales con perspectiva de género es clave para atender las necesidades urgentes de las mujeres especialmente las más vulnerables.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal