Jueves, 27 de Enero de 2022 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Juanjo Mulero / Fundador y presidente de Fundación Salud y Persona

'Queda mucho por hacer, pero ahora nadie duda de la necesidad de cuidar de su salud psicoemocional'

El presidente de Salud y Persona expone, en esta entrevista, que "es necesario que los mayores vuelvan a normalizar su vida y recibir el calor humano de todos"

M.S. / EM 25-11-2021

COMPARTIR
Pregunta.- En Fundación Salud y Persona se presentan como expertos en el ámbito de la salud y el bienestar emocional. ¿Cuáles son los servicios que prestan?
Respuesta.- En la Fundación Salud y Persona nos dedicamos específicamente a la atención de la salud psicoemocional de las personas. Ese fue y es nuestro objetivo desde que iniciamos nuestra andadura en el 2016. En estos momentos, más de 7,5 millones de personas disponen de nuestros servicios, que prestamos en forma de atención psicológica telefónica con un servicio 24/365 o bien presencialmente, a través de nuestra red de más de 400 centros de atención psicológica que tenemos concertados por todo el territorio español. También realizamos sesiones de formación para las plantillas de las empresas y otras entidades en las que se les facilitan herramientas para saber como afrontar diferentes situaciones emocionales que les puedan afectar. 

P.- Desde su amplia experiencia anterior en el sector de atención a las personas, ¿en qué momento creyó necesario por poner en marcha una fundación como esta?
R.- Desde hacía años dos temas me preocupaban e inquietaban de una forma especial. Por un lado, la necesidad de atender a las personas cuando se encuentran inmersas en un momento emocional complicado, una situación que se puede dar por muchos motivos –pérdida de un ser querido, enfermedad o accidente propio o de una persona querida, ansiedad, estrés, depresión, etcétera–. Y, por otro, apoyar a las entidades sociales que a su vez ayudan directamente a las personas mayores que viven en situación de soledad, abandono o marginación social.
La fundación me está permitiendo cumplir con estos dos objetivos. Con la prestación de la atención psicológica conseguimos los recursos necesarios para apoyar a las entidades sociales que, a su vez, ayudan a personas mayores.

P.- ¿Qué retos se marcaron en ese primer momento?
R.- Como en cualquier organización que aspire a ofrecer servicios de calidad, el primer reto fue disponer de una amplia red de psicólogos por toda España y un centro de atención psicológica permanente 24/365. El segundo gran reto fue el de disponer de los primeros clientes, entidades que confiasen en nuestra capacidad para cumplir con el servicio que ofrecíamos. Ambos retos los pude cumplir en poco tiempo ya que conté con personas que me ayudaron desde el primer momento y a los que siempre estaré agradecido.   

P.- Es evidente que el apoyo emocional y psicológico en el que el equipo de Salud y Persona está especializado ha adquirido una mayor relevancia social en esta crisis. ¿Han cambiado las prioridades de trabajo a raíz de la irrupción de la pandemia por Covid-19?
R.- De una u otra forma, todos hemos sufrido las consecuencias de esta pandemia: confinamiento, mascarillas, no poder vernos y menos abrazarnos, la pérdida de seres queridos o conocidos sin podernos despedir de ellos, y tantas y tantas situaciones no deseadas e impensables hacia tan solo unos meses nos han afectado emocionalmente. Se han incrementado de una forma muy importante los casos de estrés, ansiedad, depresión, miedo, etcétera. Las personas no sabíamos qué hacer ante una situación totalmente nueva para todos. En este nuevo escenario es cuando muchos se han dado cuenta de que en la definición de salud que realiza la OMS: “Estado del completo bienestar físico, emocional y social”; solo estábamos preparados para atender la salud física y nos habíamos olvidado de cuidar la salud emocional y la social. En unas circunstancias como esta, una entidad especializada en la atención emocional como es nuestra fundación ha incrementado exponencialmente su actividad durante esta pandemia. El último gran acuerdo se ha alcanzado con Unespa la patronal del seguro español a través de su proyecto #estarpreparados. Gracias al acuerdo con Unespa, desde el 1 de septiembre desde la Fundación Salud y Persona estamos prestando atención psicológica telefónica al colectivo sanitario. Todo el personal sanitario del estado y sus familias, incluyendo el personal de residencias de mayores y de discapacidad, cuentan con el apoyo psicológico de la fundación.    

P.- Declaraba usted precisamente que “la pandemia ha hecho aflorar la necesidad de cuidar nuestra salud emocional”. ¿Considera que hemos avanzado en España en este terreno o nos quedan todavía pasos importantes por dar?
R.- La salud psicológica ha estado siempre estigmatizada en nuestro país. Sin embargo es una de las causas que provoca, por ejemplo, mayor absentismo en el mundo laboral. Hasta el año pasado en España había seis psicólogos por cada 100.000 habitantes, un tercio de la media europea que es de 18. Con carácter general y también particular, en algunas autonomías se han empezado a tomar medidas para cambiar este escenario, pero las cosas no cambiarán en dos días y la necesidad de atención va en incremento ya que, como he comentado, muchas personas se han dado cuenta de la necesidad de cuidar su salud psicológica. También las empresas públicas y privadas y, en general, todas las entidades, han tomado conciencia de la necesidad de cuidar la atención psicológica de sus empleados. Queda mucho por hacer, pero ahora nadie duda de la necesidad de cuidar de su salud psicoemocional.  

P.- Ahora que hemos sentado las bases de la importancia de cuidar el bienestar emocional, ¿por dónde debemos empezar a hacerlo? En el caso de los mayores, ¿qué consejos se les pueden facilitar para que se cuiden, no solo físicamente yendo a revisiones médicas, sino también a nivel emocional? 
R.- Antes comentaba que el personal sanitario ha sido uno de los colectivos que más ha sufrido la pandemia, es así pero no es el único gran colectivo que la ha sufrido. Colectivos como el personal de las entidades funerarias, cuerpos y fuerzas de seguridad, empleados de superficies comerciales de alimentación y otros han sufrido muchísimo las consecuencias de la Covid. Pero el colectivo que sin duda más ha sufrido directamente las consecuencias de la pandemia ha sido el de las personas mayores. Solo tenemos que observar el número de contagios y fallecimientos en este colectivo.
Respecto a las medidas que deberíamos adoptar en el caso de las personas mayores para evitarles más sufrimiento emocional, diría que la primera y más importante es evitar que se sientan solas. La soledad es el principal temor de las personas mayores. Por lo tanto, siguiendo siempre los consejos de las autoridades sanitarias, debemos volver a acompañar a nuestros mayores; las entidades que lo hacen a través de voluntarios ya lo están haciendo. También debemos ayudar a las personas mayores a que poco a poco vayan volviendo a sus hábitos de siempre. Desde nuestra fundación recomendamos tres reglas básicas para ellos: cuidarse físicamente, asearse cada día, vestirse aunque no vayan a salir, en definitiva que procuren sentirse bien con ellos mismos; que vuelvan a socializar ya sea con la familia, amigos, vecinos, voluntarios. Que vuelvan a visitar los centros de personas mayores a los que acudían antes de la pandemia; y que realicen actividades que les mantengan la mente ocupada; juegos de mesa, lectura, charlar, pintar etcétera. 
En definitiva, es necesario que vuelvan a normalizar su vida y recibir el calor humano de todos.  

P.- En estos momentos en los que tanto se debate sobre modelos de atención, y desde su punto de vista, ¿qué pilares deben sostener un sistema de cuidados de calidad con todas las personas?
R.- Tenemos un sistema sanitario en el que los profesionales que trabajan en él han demostrado su gran profesionalidad y entrega durante toda la pandemia. No obstante esta misma pandemia ha dejado en evidencia la enorme carencia que tenemos en el cuidado de la salud emocional y también el de la salud social. Pensamos que si realmente queremos ofrecer unos cuidados de calidad a las personas no debemos disociar la salud física de la mental o de la social.  Las personas deben disponer de la posibilidad de acceder a un servicio integral de salud que cubra todas sus necesidades sanitarias. Por dicha razón entiendo que si queremos mantener un sistema de cuidados de calidad debemos: invertir en el cuidado de la salud integral (física, mental y social) y en investigación médica y farmacológica, apoyando a nuestros científicos.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal