Jueves, 8 de Diciembre de 2022 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Yolanda Lobo / Fundadora y directora de Cincuenter

‘Más que una mochila, las Cincuenter llevamos unos bolsos ideales llenos de experiencia, sabiduría y serenidad’

‘Inspirar, conectar y visibilizar a las mujeres de más de 50’, este es el objetivo de Cincuenter, un movimiento multidisciplinar que ha impactado en la cultura. Hablamos con su fundadora sobre este proyecto donde mujeres de más de 50, conocidas o anónimas ‘pero siempre interesantes’, tienen su espacio para combatir el edadismo

Emma Vicente EM 12-07-2022

COMPARTIR

Un momento de los II Encuentros Cincuenter 2022 que se celebraron en Oviedo a finales de abril.

Pregunta.- Muchas de las grandes ideas surgen casi sin querer y parece que este es el caso… ¿Cómo describiría el movimiento Cincuenter? 

Respuesta.- Cincuenter es un movimiento interdisciplinar que pone nombre a una nueva generación de mujeres que a partir de los 50 nos sentimos en la plenitud de la madurez. Un movimiento que busca visibilizarnos, reivindicarnos y apoyarnos en esta nueva etapa de nuestras vidas.
La idea de Cincuenter nace de mi propia necesidad de reinvención, de volver a empezar pasados los 50. Fui descartando lo que no quería volver a hacer y buscando algo nuevo pero donde pudiera volcar mi experiencia y trayectoria.
Como era muy activa en Facebook me fijé en las influencer y decidí medio en serio, medio en broma, que sería una influencer de 50, y de ahí salió ‘Cincuenter’. Cuando lo compartí en mis redes recibí una respuesta de sororidad y empoderamiento que me sorprendió muchísimo.
Y ahí es cuando me di cuenta de que había una necesidad de crear una Comunidad, de tejer redes entre nosotras y, sobre todo, ¡de celebrar!

P.- ¿A quién se dirige y qué inquietudes son las que movilizan a Cincuenter? ¿Qué buscan y qué ofrecen con este espacio? 

R.- Nos dirigimos a las mujeres  que conforman esta nueva generación; mujeres con una experiencia vital y profesional que tienen mucho que aportar a la sociedad.
Somos mujeres, Cincuenter, que estamos estableciendo espacios de debate y reflexión. También queremos visibilizar a mujeres Cincuenter que son referentes.

P.- ¿Qué papel juega La Comunidad de Cincuenter y quiénes son sus embajadoras? ¿Cómo se eligen? 

R.- La Comunidad es importantísima porque está creando vínculos, estableciendo complicidades y compartiendo experiencias.
Nuestras embajadoras son elegidas en función del tema sobre el que queramos reflexionar y debatir. Tenemos unas embajadoras maravillosas, muy poderosas.
¡Y hay tantísimas mujeres Cincuenter que nos encantaría que fueran nuestras embajadoras!

P.- ¿En qué proyectos culturales y artísticos están ahora mismo trabajando o colaborando?

R.- Estamos ya preparando los III Encuentros Cincuenter porque las agendas de las mujeres a las que queremos invitar necesitan que se lo comuniquemos con antelación. Cada Encuentro va exigiendo nuevos temas y estamos encantadas de escuchar nuevas propuestas. Estamos preparando también Encuentros monotemáticos sobre las nuevas formas de ocio, nuestra nueva estética y atención especial a otros liderazgos.

P.- La presencia de las mujeres en la cultura es elevadísima. Pero ¿es suficiente y con el suficiente respeto? 

R.- No es suficiente. Las estadísticas lo dicen. Hay un trabajo muy interesante de la artista plástica y embajadora Cincuenter, Maite Centol, sobre la presencia de las mujeres artistas en los espacios públicos, y ves que queda mucho para llegar a la igualdad presencial.
Sobra condescendencia y falta respeto y darnos el sitio que nos corresponde.

P.- Si envejecer es a veces un paso difícil, en el camino de la vida de las mujeres es un doble reto. ¿Qué falta en la sociedad o en nuestra cultura y educación para que haya un cambio en esta percepción, para hacer frente al edadismo especialmente el femenino? 

R.- Falta sensibilidad, falta respeto y sobran prejuicios. Desde Cincuenter combatimos el edadismo con evidencias vitales y profesionales. Solo hay que mostrar lo que estamos haciendo las mujeres de nuestra generación para rebatir todos los erróneos argumentos en los que se basa el edadismo.
Una sociedad que está atada a la tiranía de la belleza, con una exaltación de la eterna juventud, no es una sociedad que nos convenga. En una conversación con una Cincuenter interesantísima, –tanto la conversación como la Cincuenter–, me decía que había sugerido al presidente de una compañía de cosméticos que dejaran de hablar de cremas antiedad, porque para nosotras la edad es un lujo. La edad nos hace más fuertes y poderosas. 
Nos gustaría invitar a responsables de estas compañías y de toda la industria a sentarse con nosotras y que escucharan nuestras propuestas. Sería un Encuentro muy, muy interesante. Ahí lo dejo. ¡A ver si alguien recoge el guante! 

P.- Por su trayectoria laboral y vital, usted es un ejemplo en la lucha feminista. Vivimos un momento extraño, donde las conquistas adquiridas están en la cuerda floja y donde impera un discurso polémico que pone en cuestión la esencia de esta lucha. Bajo su mundo de vista, ¿qué está fallando en su defensa? 

R.- No estamos sabiendo combatir las fake news, no estamos acertando en la manera de desmontar la desinformación. De nuevo campan a sus anchas los mensajes machistas sin ser contestados unánimente y condenados por toda la sociedad.
Se manipula la información sobre nosotras de una manera que hacía años que no se permitía.
En las redes sociales no estamos siendo combativas y nos falta organización y militancia online.
Las Cincuenter debemos ser el filtro de la información intergeneracional.
Y está claro que las conquistas hay que defenderlas, por eso es un momento de estar muy alertas.
Y las Cincuenter, como generación, tenemos la obligación de guiar en esa defensa.

P.- El humor es algo a lo que ustedes dan mucha importancia. Pero ¿es diferente a partir de los 50?

R.- El humor es vital. ¿Es tan saludable! Soy una defensora acérrima del humor. Es más, ¡yo debería haber sido humorista!
Y las Cincuenter nos debemos tomar esta nueva etapa vital con más humor todavía, si cabe...
Cuando eres Cincuenter vas abandonando el tremendismo y gana terreno la relativización de lo que se te presenta, y esa actitud te lleva inexorablemente al humor.

P.- ¿Qué aportan los 50 años de vida, a la vida de una mujer? 

R.- Una mochila que cuanto más llenas menos pesa. Quizás porque más que una mochila, las Cincuenter llevamos unos bolsos ideales llenos de experiencia, sabiduría y serenidad.
Para nosotras la edad es un lujo y bajo esa premisa recibimos los años cumplidos.

P.- Y ¿qué peculiaridades destacaría que nos distinguen de las mujeres de 50 de hace unas décadas? ¿Qué hemos ganado? 

R.- Vestimos de una manera diferente, caminamos con un calzado más cómodo y abandonamos la tiranía del tacón, pero eso sí, cuando las circunstancias lo requieren ¡ahí estamos nosotras con 'un par de tacones' para cantar las 50!
Hemos ganado en esperanza de vida, lo que implica tener más horizonte, que nuestra perspectiva vital y profesional se amplíe, por lo que también la sociedad gana con todo lo que podemos seguir aportando.
También tenemos mejor calidad de vida, porque la enfermedad, como la salud, no es patrimonio de ninguna generación. Por desgracia, hay gente con 30 años con una salud más precaria que una Cincuenter.
Nos distingue que antes, cuando cumplías 50, socialmente empezabas un camino ya hacia el final, hacia la invisibilidad.
Ahora cuando cumplimos 50, nos empoderamos y sentimos que hemos alcanzado un momento de plenitud, que hemos llegado a un momento óptimo en el que nos sentimos más fuertes y poderosas que nunca. 

P.- Imaginemos… Si el mundo estuviese capitaneado por más mujeres, ¿cómo sería?

R.- Ya nos lo dijo Gloria Steinem, icono mundial del feminismo, durante la Semana de los Premios Princesa en Oviedo: 'Con un ejército de mujeres con canas podríamos conquistar el mundo'. Y yo añado que esa conquista nos llevaría a un mundo de igualdad, y la igualdad es el camino del respeto y hacia la libertad.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal