Viernes, 23 de Abril de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

MANUEL CAMPO VIDAL / PERIODISTA, PRESENTADOR Y DOCTOR EN SOCIOLOGÍA

'La España urbana no miraba al rural, pero creo que desde la pandemia hay un agradecimiento'

Manuel Campo Vidal es autor del libro ‘La España despoblada’. En él refleja la importancia de atender las reclamaciones de la España rural. Señala que hay que favorecer que se produzca un big bang de emprendedores, para que se genere empleo y apuesta por aprovechar el talento y la experiencia de la economía senior

Cristina Villanueva 08-02-2021

COMPARTIR
Pregunta.- España es un país descompensado, unas zonas están muy pobladas, mientras otras pierden habitantes año tras año. Si esto no se corrige, ¿a qué nos enfrentamos?

Respuesta.- El desequilibrio territorial que tiene España es muy grave, muy profundo y muy preocupante, porque no se puede mantener el arco voltaico de tensión entre una España despoblada y otra hiperconcentrada. El 80% de la población española vive en solo el 15% del territorio y eso genera unos problemas de contaminación muy grandes. Y si la despoblación sigue avanzando en el rural se puede producir una desertización y un deterioro del territorio muy preocupante para la salud de todos, especialmente los que viven en las ciudades.

P.- Usted ha señalado en varias ocasiones que la pandemia y el confinamiento incrementaron la sensibilidad de muchas personas hacia el rural, pero ¿qué debe suceder para que realmente empiecen a cambiar las cosas y el mundo rural despunte?

R.- La España urbana no miraba al mundo rural, pero creo que desde la pandemia hay una mirada de agradecimiento, porque sin los agricultores, ganaderos, transportistas, sin la gente de los supermercados, se habría cortado la cadena de suministro alimentario. 
Sin embargo, hay que atender las reclamaciones de la España rural, no se pueden hacer leyes y normas pensadas y escritas en las ciudades, para ser aplicadas en el mundo rural, y hay que favorecer que se produzca un big bang de emprendedores, para que se genere empleo y los jóvenes que lo deseen se puedan quedar en los territorios rurales. Percibo que hay un cambio, pero hay que correr porque ya vamos tarde. No solo hay una despoblación, si no un gran declive demográfico y además tenemos un territorio rural excesivamente masculinizado.

P.- ¿Qué es lo más importante que ofrece el mundo rural que no encontramos en el urbano?

R.- Hay un concepto muy interesante que se llama ‘territorio rural inteligente’. Hace referencia a un lugar donde se combinan todas las ventajas del mundo rural -contacto con la naturaleza, un estilo de vida más saludable, un aire limpio, la cercanía de los productos de su agricultura- con una cobertura excelente de Internet, de forma que se podrían desarrollar desde el campo empleos en empresas ubicadas en las ciudades. 
El concepto engloba el medio rural de siempre con las ventajas de la revolución digital y ahí centramos nuestra esperanza.

P.- Y, ¿cómo se salva la brecha digital?

R.- La brecha digital se salva con formación y facilitando que los ciudadanos del rural puedan tener acceso a Internet en buenas condiciones. Hay unas subvenciones muy interesantes que se dan a través de Red.es para que la gente ponga una antena y pueda recibir internet por satélite en una zona rural, aunque no tengan fibra óptica. 
Por eso, se necesita inversión para dotar de equipamientos suficientes a los habitantes, a las escuelas, etcétera, y para ofrecer formación que facilite el acceso de todos, sean jóvenes o mayores, a las nuevas tecnologías.

P.- A raíz de la publicación de su libro creó la página web www.espanadesplobada.es con el objetivo de dar voz a las zonas rurales que sufren la despoblación y el abandono. ¿Háblenos de  esta iniciativa?

R.- Se trata de crear una alianza y dar difusión a las noticias del rural a través de los medios de comunicación. Con ese objetivo impulsé la Red de Periodistas Rurales donde se envía información sobre todas estas cosas, porque todo esto sumado hace mucho.
El objetivo de esta web es que aflore toda esa información que se genera en los pueblos y que tiene mucha dificultad para llegar a los medios de comunicación, especialmente los nacionales. Y surgen noticias extraordinarias que pueden servir a otros. Por ejemplo, hay un pueblo, que se llama Belorado, que ha creado una Concejalía de Repoblación e Integración, pues eso puede ser una idea para otros ayuntamientos.
También es cierto que la gente del rural tiene que cambiar la mentalidad porque muchas veces hay personas que quieren ir a vivir a un pueblo y no encuentran casa y resulta que hay muchas vacías, pero el dueño no quiere venderla o alquilarla. Y lo mismo sucede con las tierras que no se usan pero tampoco se deja que otros las cultiven.

P.- Respecto a las leyes, en el libro señala que el mundo rural padece “normas redactadas en la ciudad y pensadas solo para las ciudades” ¿Cómo se puede conseguir un cambio en este sentido?

R.- En el libro propongo crear una rural proofing, una lupa rural. Es un término que se acuñó en Inglaterra y que sirve para garantizar que todas las normas que se aprueben en el ámbito legislativo, sean revisadas por una serie de personas con una especial sensibilidad hacia el rural. En este sentido, estamos en el buen camino, porque el Gobierno ha nombrado a Francesc Boya, que era el presidente de la Asociación del Pueblos de Montaña y del Valle de Arán, por lo tanto tiene bien estudiada y vivida la asignatura del mundo rural.
Esto es lo que hace falta, sensibilidad en tres aspectos: de la España urbana hacia la rural; de la Administración hacia esos problemas que tienen esas zonas; y también de los funcionarios, es importante que se den cuenta que no es lo mismo vivir en una ciudad que en un pueblo de montaña, por ejemplo. 
Lo que está claro es que el mundo rural no se puede parar, y para ello es imprescindible ofrecer oportunidades. Los jóvenes se van porque no hay puestos de trabajo. Si no fomentamos y apoyamos a los emprendedores y, sobre todo, si no llega Internet a todos los lugares para que se puedan digitalizar todos los hogares, no conseguiremos avanzar. Y también debemos aprovechar el talento y la experiencia de la economía senior. Son personas que se van a sentir mejor si tienen la oportunidad de trabajar y su calidad de vida va a mejorar.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal