Domingo, 29 de Enero de 2023 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

El 48% de las personas mayores y el 100% de las jóvenes dicen haberse sentido discriminadas por razones de edad

Redacción 02-12-2022

COMPARTIR
Un 48% de las personas mayores que participaron en el programa Agenda Nagusi 2022 afirmaron haberse sentido discriminadas en alguna ocasión de su vida debido a su edad. Un sentimiento que se eleva al 100% en las personas jóvenes participantes. 

Estas han sido algunas de las conclusiones de la Agenda Nagusi que hizo públicas, ayer, en Bilbao, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal. El programa de participación público-social con las personas mayores dedica su presente edición al edadismo. Tal y como recordó la consejera, este fenómeno es “una forma de discriminación que, en base a la edad, categoriza y divide a las personas por atributos que les ocasionan daño, desventaja o injusticia, al tiempo que menoscaban la solidaridad intergeneracional”. 

Bajo el lema ‘El brillo de mis ojos no tiene edad, no lo apagues’, la Agenda Nagusi, orientada a afianzar la cultura de la participación y la gobernanza colaborativa en Euskadi, desarrolló en 2022 once foros intergeneracionales de debate y reflexión.

En estos encuentros participaron más de 300 personas de diferentes perfiles: jóvenes y mayores; profesionales de los medios de comunicación y de otros sectores económicos y sociales; mujeres del medio rural de Araba; representantes del Tercer Sector Social o personas provenientes del ámbito de la empresa privada. El objetivo, explicó Artolazabal, era llevar a cabo “un proceso de reflexión conjunta para reconocer, analizar y combatir los estereotipos, los prejuicios y la discriminación de las personas en función de su edad”.

En su intervención, la coordinadora de Agenda Nagusi, Beatriz Gázquez, profundizó en algunos de los estereotipos que salieron a flote en los diferentes foros realizados. Así, por ejemplo, las personas jóvenes asocian la vejez con la “fragilidad, la enfermedad o el cuidado” y perciben a las personas mayores como “serias, conservadoras, tradicionales o aburridas”, aunque también “con más experiencia y conocimiento”. 

Asimismo, señaló Gázquez, las personas jóvenes destacan que los mayores tienen “más capacidad de sacrificio”, aunque les acusan de “contar batallitas” y de ser “más torpes con la tecnología”. 

Por su parte, las personas mayores perciben a los jóvenes como “más egoístas e individualistas”, además de “despreocupados, pasotas y más irresponsables”. Están, sostienen, “todo el día colgados del móvil y las redes sociales”. De forma paralela, consideran que las personas jóvenes están “más formadas, manejan mejor la tecnología” y son “más alegres”.

DOBLE OBJETIVO
Los foros de debate y reflexión han perseguido un doble objetivo. Por un lado, reflexionar en torno a los valores que imperan en el modelo de sociedad actual y en cómo afectan a las diferentes generaciones. Y, por otro, tratar de identificar lo que Gázquez definió como “casuísticas”: situaciones de discriminación por razones de edad que puedan darse en Euskadi en ámbitos como el laboral, el doméstico, el social, el económico, el sanitario o el vinculado a la imagen y los medios de comunicación.

Como en ediciones anteriores del programa, el departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales traducirá las aportaciones recogidas durante el proceso en acciones e iniciativas encaminadas a la lucha contra el edadismo. La más inmediata de ellas es la campaña de sensibilización puesta en marcha ayer mismo en medios de comunicación y redes sociales, que, tal y como ha expuesto la consejera, “ilustrará y ejemplificará las ideas, prejuicios y estereotipos existentes en torno a la edad”. 

En este sentido, Artolazabal insistió en que “una de las principales características del envejecimiento es la heterogeneidad. Este sector poblacional engloba a personas de diferentes generaciones, de diferente género y de diferente condición que han vivido circunstancias históricas y socioculturales muy diversas. Sabemos, además, que cada uno de nosotros envejece de un modo y a un ritmo diferente, en base a factores determinantes de carácter tanto interno como externo. Sin embargo, y a pesar de esta evidente diversidad, se tiende a uniformizar la vejez”.

“DISCRIMINACIÓN AUTOINFLINGIDA”
Tanto Artolazabal como Gázquez aludieron a la “discriminación autoinfligida”, la exclusión a la que la propia persona mayor se condena a sí misma con pensamientos o afirmaciones como ‘Yo ya no tengo edad para…’. Precisamente, entre las propuestas derivadas del proceso participativo Agenda Nagusi 2022 se encuentra la elaboración de un ‘Catálogo o diccionario edadista’, una recopilación de expresiones, muy presentes en las conversaciones cotidianas, que “representan, perpetúan y refuerzan el edadismo”, y que deben por tanto ser desterradas al “cementerio de las frases edadistas”. 

De los foros de debate y reflexión salieron reveladores ejemplos como ‘De joven ha tenido que ser muy guapa o guapo’, ‘Que bien te conservas para tu edad’, ‘Eres demasiado mayor/joven para…’ o ‘Hay que respetar a los abuelitos’.

El objetivo de la Agenda Nagusi 2022 es, en palabras de Artolazabal, “construir una nueva narrativa en lo tocante a la edad. Un nuevo relato apartado de paternalismos, sensacionalismo o estereotipos limitantes”, además de “diseñar, de forma colaborativa, iniciativas que nos ayuden a combatir el edadismo y contribuyan a sensibilizar a la sociedad sobre lo imperativo de no apagar el brillo de ninguna mirada”.

El encuentro, que incluyó el undécimo y último foro de debate, fue clausurado por la directora de Servicios Sociales, Marian Olabarrieta.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal