Jueves, 9 de Diciembre de 2021 | Teléfono: 986 438 020
Atrás

Zamora se convierte en el escenario de una serie de investigaciones sobre envejecimiento

Redacción EM 21-10-2021

COMPARTIR
La pérdida acelerada de masa y función muscular, síndrome conocido como sarcopenia, se ha convertido en el eje de una investigación científica que se está llevando a cabo en Zamora. Coordinada por la  Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Ramón y Cajal, en colaboración con la Universidad de Salamanca, y promovida por el Centro Internacional sobre el Envejecimiento (Cenie) y la Fundación General de la universidad salmantina, el estudio tiene la finalidad de mejorar la calidad de vida de los mayores.

Pero, ¿por qué la sarcopenia, si se trata de mejorar la calidad de vida de los senior? En palabras de Elisabet Sánchez, especialista en Geriatría en el Hospital Ramón y Cajal y una de las autoras de este estudio, hay que tener en cuenta que los pacientes con sarcopenia “tienen un riesgo mucho mayor de tener resultados de salud adversos: más riesgo de fallecer, de sufrir dependencia u hospitalización, de presentar caídas, etcétera”. Además, “para que una persona sea independiente, tiene que ser capaz de hacer cosas por sí misma, como levantarse de una silla o vestirse. Y para ello,  se necesita la fuerza suficiente”. La situación funcional es uno de los principales determinantes de la calidad de vida. Es decir, se trata de un síndrome que tiene una alta relación con la longevidad y ayuda a establecer un pronóstico vital; el 15% de las personas mayores de 65 años padece. De ellos, “un porcentaje relevante tiene riesgo de desarrollar dependencia”, apunta Sánchez.

Como consecuencia, el estudio podría ser relevante en la prevención de la dependencia lo que, a su vez, conllevaría una reducción considerable en el gasto relacionado con los recursos sanitarios.

¿EN QUÉ CONSISTE?
La investigación lleva por nombre ‘Evaluación de la implementación de una intervención multicomponente, no farmacológica, en pacientes mayores para el tratamiento de la sarcopenia en la ciudad de Zamora’. Para ello, se está contactando con personas mayores de este municipio para que un grupo de especialistas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de Salamanca y la Escuela de Enfermería de Zamora les practique las pruebas pertinentes, y así detectar a aquellos que tengan alteraciones en la fuerza y masa muscular. Aquellos en los que se diagnostique sarcopenia, serán los que terminen participando en el estudio, que consiste en una intervención individualizada sobre la dieta y el ejercicio, prescindiendo de fármacos para este fin. “Sabemos que la única forma de mejorar la calidad y fuerza del músculo es esa. Y no solo en mayores: los jóvenes que quieren tener más músculo también lo hacen, y se consigue haciendo determinados ejercicios y consumiendo las proteínas suficientes. No nos hemos inventado una intervención nueva, sino que se trata de un programa similar a los que ya se han mostrado útiles en otros ambientes más controlados”. 

Concretamente, los participantes recibirán, de forma gratuita, un tratamiento personalizado que incluye ejercicios físicos tres días a la semana –en un local adaptado y con material específico– y una planificación de su alimentación semanal bajo la supervisión del grupo de especialistas, con fisioterapeutas, nutricionistas y personal de Enfermería.

Los ejercicios que se harán serán, primordialmente, de fuerza, que es el más importante de cara a la recuperación de la masa muscular. Acompañado de los estiramientos y complementando con el ejercicio cardiovascular, daríamos con la fórmula de la longevidad, según asegura Sánchez. “Pero la receta, en general, es hacer ejercicio. ¿Cuál? El que más guste. ¿Cuánto? Cuanto más, mejor, y en principio, se recomienda la intensidad moderada. Es la mejor inversión para todas las personas para tener una buena reserva muscular”, apunta la experta. Esto último es importante en el sentido de que la reserva muscular “tiene mucho que ver con la capacidad para afrontar determinadas situaciones clínicas”. Por ejemplo, a la hora de superar una neumonía o una operación, el pronóstico es mejor si no se tiene sarcopenia.

Esta investigación, en la que colaboran el Ayuntamiento de Zamora y la Junta de Castilla y León, forma parte de las diez áreas de actuación en diferentes ámbitos que culminarán en un modelo de calidad de vida para las personas mayores en el contexto de una sociedad integradora, inclusiva y sostenible económicamente, sobre todo, en materia de derechos sociales, y que podrá ser implementado en otros entornos nacionales e internacionales.

Las personas mayores de 65 años que vivan en la ciudad de Zamora y quieran participar en esta investigación pueden hacerlo a través del correo electrónico info@zamoramasvida.org y el teléfono 698 937 934, donde recibirán toda la información que necesiten. En opinión de Sánchez, esta es una “oportunidad única de que un equipo especializado analice, de forma muy personal, cada uno de los casos, y brinde un servicio que habitualmente tiene un coste muy elevado. Pero, sobre todo, porque los participantes van a notar una mejoría en su salud. No se trata de entregar una tabla de ejercicios estándar, sino de un traje a medida, adaptado a cada persona, para que la intervención sea especialmente eficaz”.

DANDO MÁS VIDA A ZAMORA
Las conclusiones de esta investigación ofrecerán protocolos que se unirán a las de otras nueve áreas de actuación, en diferentes ámbitos –cultura, educación, capacidad financiera, ciclo laboral, participación, voluntariado, hábitats, actividad física y alianzas intergeneracionales– que culminarán en un modelo sostenible en el tiempo y aplicable a otros entornos nacionales e internacionales. El conjunto de estas investigaciones conforma el programa ‘Juntos damos más vida a Zamora’, que se enmarca dentro del ‘Programa para una sociedad longeva’ impulsado por el Cenie.


Zamora ha sido seleccionada por sus características sociodemográficas –más de un 25% de la población es mayor de 65 años y más de la mitad de ese grupo tiene más de 75 años–. Según explica el director del Cenie, Juan Martín, las investigaciones de ‘Juntos damos más vida a Zamora’ se encargan a equipos científicos de trayectorias contrastadas, dando lugar a investigaciones sectoriales que, posteriormente, formarán parte de un análisis transversal que finalmente, permitirá identificar un modelo de calidad de vida para las personas mayores. “En el año 1900, la esperanza de vida en España era de 37 años y medio. Ahora estamos por encima de los 80. Con los avances científicos de las últimas décadas, podemos afirmar que los niños que nacen hoy pueden superar los 100 años en el futuro. Estamos en el contexto de una sociedad que nunca antes había existido, y nuestras vidas son experiencias pioneras. Eso va a hacer que se reconsidere todo”, apostilla el director del Cenie. En este sentido, las investigaciones promovidas por esta entidad están analizando “un modelo para una sociedad que se hará evidente en los próximos años”, teniendo en cuenta que “ese modelo se encuadra en el contexto de una sociedad integradora, inclusiva y sostenible económicamente, especialmente en materia de derechos sociales”. 

Al ser preguntado sobre cuándo se puede implantar este modelo, Martín responde tajante: “El momento es ahora. No estamos trabajando para una estantería. Lo que hacemos a través de esta serie de investigaciones es basarnos en la ciencia y argumentar un modelo de calidad de vida para las personas mayores sobre esa base. Por lo tanto, está pensado para ser implementado y llevado a cabo. Ya está bien de investigar para el olvido”.

Por el momento, solo ha llegado a su fin la investigación del área cultural; y están en marcha la de salud –es decir, la que se basa sobre la sarcopenia– y otra de capacidad física. Esta última lleva por título ‘Implementación de un sistema para la promoción del envejecimiento saludable en población de personas mayores’, y está bajo la dirección y coordinación científica de la Fundación CTIC. 

De manera específica, se desarrollará y desplegará una solución tecnológica innovadora, basada en smart wearable devices y técnicas de gamificación, que permita la monitorización y fomento de la actividad física diaria en el entorno habitual de la población mayor de 65 años residente en Zamora. Con ello, se creará un escenario que permitirá medir la actividad física (caminar, correr, etcétera) de las personas. Este enfoque permite a las personas participantes la posibilidad de llevar a cabo su actividad en cualquier tipo de entorno, tanto indoor como al aire libre, ajustándose con ello a las preferencias, posibilidades y características personales. 

DESCONEXIÓN SOCIAL
Aunque la respuesta por parte de la población mayor a la participación en las investigaciones que impulsa el Cenie es buena, Martín se muestra preocupado ante el aumento de la desconexión social de las personas mayores, en gran parte, culpa de la pandemia y aquel gran mantra de ‘quédate en casa’. Sin embargo, “esto no solo se traduce a contextos de soledad, sino a matrimonios mayores a los que no es nada fácil llegar porque no participan en asociaciones, ni acuden a un centro de día o se relacionan con otras personas”. “Cuando les propones algo, parece que tienen interiorizado que no va con ellos, y se sienten excluidos de este tipo de iniciativas. Por eso hay que hacer un ejercicio de inclusión y de motivación que corresponde a la sociedad”.

Por ello, el Cenie ha desplegado toda una campaña publicitaria que se ve hasta en los autobuses y marquesinas de Zamora. Porque ahora, los mayores de esta ciudad tienen el cometido de mostrar al resto cómo se debería envejecer.


Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal