Teléfono: 986 438 020 Última actualización:  13:08:55Miércoles, 24 de Mayo de 2017
Atrás

Santi Ristol / Director del Centro de Excelencia de Movilidad de Worldline y miembro de la Scientific Community de Atos

'Alfred avisará al mayor de cada una de las tomas de su medicación o de la realización de los ejercicios recomendados'

El director del Centro de Excelencia de Movilidad de Worldline nos cuenta todo sobre Alfred, la nueva aplicación virtual para la atención de personas mayores.

Horacio R. Maseda 07-02-2014

COMPARTIR

Pregunta.- El proyecto Alfred tiene como objetivo desarrollar un asistente móvil para mayores. Este “mayordomo virtual” permitirá una interacción avanzada, ¿cómo se podrán comunicar con él y qué preguntas resolverá a los pacientes?

Respuesta.- Alfred, además de una plataforma central, estará formado por una serie de aplicaciones móviles, cada una de ellas enfocada en resolver o cubrir parte de las necesidades específicas de nuestros mayores. El proyecto está orientado a dar soporte a personas de edad avanzada. Muchas de ellas pueden tener dificultades en la utilización de un terminal móvil de última generación, por desconocimiento de cómo utilizarlo, o bien por limitaciones visuales o psicomotrices. Por ello, se ha decidido que uno de los modos de comunicación entre el usuario y Alfred sea a través de la voz; aunque también utilizarán aplicaciones cuyo medio de interacción sea la utilización del texto. Respecto a la utilización de la voz, el usuario podrá hacer peticiones concretas al dispositivo y este realizará la acción asociada. De igual forma, la información que se deba transmitir al usuario se realizará mediante mensajes de voz que emitirá la aplicación móvil para informarle de forma natural. Para conseguir que este mecanismo de interacción sea efectivo, deberá preverse un periodo de entrenamiento entre el usuario y Alfred. Hay que tener en cuenta que cada persona tiene un tono de voz, una cadencia al hablar e incluso un acento diferente, por lo que primero tendremos que entrenarlo para que sepa interpretar de forma adecuada las peticiones del usuario. El tipo de comunicación debe ser muy claro, basándose en comandos precisos. Por ejemplo, el usuario puede pedirle que llame por teléfono a Elena y este buscará en los contactos registrados en el terminal, y procederá a realizar la llamada. Además, Alfred estará preparado para el autoaprendizaje. Así, si un usuario dice “llama a mi hija”, por ejemplo, Alfred contestará “¿Cómo se llama tu hija?” y una vez que le digamos el nombre este buscará en la lista de contactos y realizará la llamada. Además, en futuras interacciones, cuando el usuario le vuelva a pedir que llame a su hija, Alfred utilizará la asociación realizada en la interacción anterior, y procederá de forma automática a la petición. Otra solicitud que podría realizar, por ejemplo, es “Alfred, me he perdido, ¿cómo vuelvo a casa?” El dispositivo debería informar al usuario de la localización actual, y la distancia hasta su domicilio. Asimismo, si la distancia fuese pequeña, debería guiarle para llegar hasta su casa caminando y utilizando el GPS, o bien, sugerirle llamar a un taxi. Otras interacciones habituales serán preguntarle la hora, el día o mes en el que estamos o las actividades que el usuario tiene previstas para ese día.

P.- Otro objetivo del asistente virtual es fomentar la inclusión social de los mayores, ¿qué actividades sugerirá a los usuarios y conforme a qué patrones?

R.- Cuando un terminal móvil con Alfred es asignado a un usuario, deben realizarse algunas tareas de configuración. Dentro de los parámetros se incluirán datos como la edad, el sexo, aficiones, preferencias, grado de movilidad o autonomía, lugar de residencia, etcétera. Alfred ofrecerá la posibilidad de incorporar eventos culturales o deportivos por el personal responsable de su administración. Además permitirá conectarse con los servicios municipales para identificar las actividades que pudieran ser de su interés, de acuerdo con la parametrización realizada en la fase inicial. A cada usuario se le informará de la celebración de un evento o acto en el que podría estar interesado, registrando el evento en su agenda personal para recordárselo llegado el momento. Además, Alfred podrá utilizar la relación de contactos de cada persona para informarles de la celebración del acto y de la asistencia de otras personas conocidas o amistades, para hacerle su asistencia más atractiva. Podrá tratarse de eventos puntuales o periódicos, como la asistencia a clases de gimnasia, manualidades, espectáculos, etcétera.

P.- En cuanto a la atención y cuidado de los mayores ¿qué beneficios prácticos aportará este “mayordomo virtual” a los pacientes y personal médico?

R.- En el apartado de soporte médico se incluyen varios tipos de aplicaciones. Dentro de los grupos de usuarios candidatos para utilizar Alfred se encuentran las personas mayores a los que dará soporte, así como a sus cuidadores, tanto los familiares como los profesionales. En los aspectos de soporte para pacientes, se incluye la configuración del tratamiento médico que le haya sido prescrito. Así, se registrarán las medicinas que deben tomar, con qué frecuencia, características de las pastillas y de la caja. Alfred avisará al usuario de cada una de las tomas de su medicación o de la realización de los ejercicios recomendados. Sus cuidadores familiares podrán ser informados de la toma de su medicación para llevar un seguimiento del paciente. Además, Alfred incorpora otro tipo de sensores para accesorios que el usuario puede llevar en la ropa fácilmente. Estos sensores pueden detectar el pulso cardíaco, la presión sanguínea, temperatura corporal, etcétera. Esta información podrá ser consultada de forma remota por los cuidadores formales, pudiendo hacer un seguimiento médico del paciente de forma cómoda y poco intrusiva. El paciente no necesita desplazarse al centro médico y tampoco debe cambiar su rutina diaria. Esta forma de monitorización permitirá detectar y notificar mediante una alarma las situaciones de emergencia que pueda sufrir el paciente como la detección de caídas, subidas importantes de tensión, fallos cardíacos, situaciones de estrés, etcétera.

P.- En relación al envejecimiento activo, ¿qué clase de videojuegos incorpora para mejorar las condiciones físicas y cognitivas de las personas mayores?

R.- En realidad no es que Alfred vaya a incorporar videojuegos, sino que se utilizarán estrategias de gamificación para ofrecer a los usuarios actividades orientadas a la estimulación tanto intelectual como física para retardar, en la medida de lo posible, la pérdida de capacidades asociadas al paso del tiempo. Se entiende por gamificación el empleo de mecánicas de juego en entornos y aplicaciones no lúdicas, con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos. En función de los perfiles de usuarios asociados a Alfred y de sus características motoras e intelectuales, se desarrollará un catálogo de actividades adaptado para desarrollar o potenciar aquellos aspectos más relevantes para cada persona. Habrá actividades individuales o para realizar en grupo, de tal manera que también se fomente la interacción con otros mayores; y cuya recompensa será conseguir puntos para acceder a otros niveles del juego o a otros juegos. Se trata de actividades diseñadas por especialistas en los llamados “Serious Games” dirigidos específicamente a personas mayores. En el proyecto contamos con la colaboración de la Universidad de Darmstadt de Alemania.

P.- En el proyecto participan once socios de distintos países, ¿cuál es la labor específica que desempeña Atos dentro del grupo?

R.- En el equipo multidisciplinar definido para la ejecución de este proyecto participan socios con perfiles complementarios y muy específicos. Colaboran socios que son expertos en soluciones de I+D, dos asociaciones de mayores y un hospital geriátrico, así como varios socios tecnológicos para el desarrollo de la plataforma Alfred y las aplicaciones móviles que forman parte del proyecto. Dentro del consorcio colaboramos dos empresas del grupo Atos: Atos Spain y Worldline Spain. Desde Atos Spain, a través de su grupo de Research & Innovation, aportamos nuestros conocimientos para la identificación del mercado senior potencial, extrayendo información acerca de las actividades realizadas por las personas mayores, y el estudio de sus gustos, capacidades y redes de usuarios en las que se desenvuelven, para adaptar las búsquedas y consejos que Alfred pueda ofrecer. Desde Worldline Spain, compañía del grupo en la que se ubica el “Centro de Competencia de Movilidad” de Atos, colaboramos aportando nuestra amplia experiencia en el diseño, desarrollo y distribución de aplicaciones para móviles; aplicando las mejores prácticas de diseño, usabilidad y rendimiento y adaptándolas a las características de los usuarios. Por otra parte, dentro del consorcio del proyecto, desde Worldline asumimos el rol de responsable tecnológico que nos permite asesorar al resto de socios en la toma de decisiones técnicas o en la incorporación de las últimas innovaciones tecnológicas aparecidas en el mercado para su incorporación al proyecto.

P.- 2015 es la fecha prevista para realizar las primeras pruebas en países como Alemania, Francia y Holanda, ¿cuándo podremos ver esta aplicación en España?

R.- Al tratarse de un proyecto incluido dentro del 7º Programa Marco y subvencionado por el Consorcio Europeo no tiene como objetivo generar un producto comercial. El objetivo es desarrollar una plataforma, unas aplicaciones móviles y hacer unas pruebas de concepto con los socios y los usuarios participantes en el consorcio del proyecto Alfred y extraer resultados de los test y de las herramientas que Alfred proporcionará para tal fin. A la finalización del proyecto, a finales de 2016, se dispondrá de una plataforma como entorno de demostración y pruebas que deberá ser respaldada con las inversiones y esponsorizaciones necesarias para convertirla en un producto comercial. Desde el equipo de Atos y Worldline se desarrollarán aplicaciones en castellano, para que puedan ser probadas por aquellos usuarios que estén interesados en colaborar fuera del consorcio actual.



Tlfno: 986 438 020 | contacto | aviso legal